Salvarle a alguien la vida para destrozársela tú.


jueves, 19 de octubre de 2017

V i d a.



Libertad definitiva. 
Un extremista. 
Un viajero de lo estético cuyo hogar es...


el camino.

Era la sabiduría magistral e incomunicable de la eternidad 
riéndose de la futilidad y el esfuerzo de la vida.










domingo, 8 de octubre de 2017

Kisses back.







Con el tiempo comprendes que tus raíces no están en un lugar en el espacio 

sino etéreamente conectadas a las de ciertas personas.












miércoles, 27 de septiembre de 2017

Telegrama.








''No cualquiera se vuelve loco,
esas cosas hay que merecerlas.''






viernes, 15 de septiembre de 2017

Sólo sé escribirte a ti.



He olvidado cómo escribirle al mundo, a las flores y a todos los colores. 

Sólo sé escribirte a ti.
No me acuerdo de escribirle a Dios ni a la humanidad.

Sólo a ti.

Y no sé si me come la conciencia de gozo o de culpa.

Si en cualquier canción o rincón estás. 







Reconocerás a quien te ama
porque te quiere ver volar.







La RAE dice que enamorarse es: 

-cito, porque merece mención-  Excitar en alguien la pasión del amor.




Lo repetiré siempre;

Tienes
la sonrisa más bonita
que haya visto jamás.






martes, 29 de agosto de 2017

D r e a m.


''Te dicen que madures. Te lo dicen a todas horas y por todos los medios posibles. Te lo dicen en la tele. Te lo dicen los libros: tan polvorientos, tan sabios. Te lo dicen en tu casa delante de un amargo plato de lentejas estofadas que parece que no se termina nunca. Te lo dicen en la escuela. Luego te lo vuelven a decir en la universidad, fundamentado, esta vez, en algún sistema filosófico de valores y creencias que goza de gran veneración por parte de innumerables sabios en sus áreas de conocimiento y que también viene a decir: madura de una puta vez, chaval.


Te dicen que la vida no es como en las películas. Que todo tiene un principio y un final. Te dicen que uno debe aprender a resignarse, a vivir con lo que tiene, a no desear precisamente aquello que está comenzando a acariciar con la punta de los dedos. Te dicen que hay que aprovechar la oportunidad sólo porque alguien —muy maduro— te la está ofreciendo y no debes defraudarle.


Te dicen que el tiempo corre, que se escapa el tren, que se te pasa el arroz. Te dicen que, hombre, ya está bien, que cada cosa tiene su edad. Te invitan así a entender la vida como una serie de compartimentos independientes y estancos: aquí el trabajo, aquí la familia, aquí una controlada dosis de frenesí en forma de cócteles con aceitunita y luces de colores.


Te encierran en una cárcel de tiempo, en un ritual interminable de relaciones sociales, en un apartamento-exposición de cincuenta metros cuadrados de Ikea, mesa Borgsjö por allí, dosel Fabbler por allá, siempre atento, siempre responsable. ¿Feliz? Bueno, a veces. A fin de cuentas, ¿quién puede asegurar que es feliz del todo? Y siempre con esa sensación, esa sospecha punzante de que tu verdadera vida pasa ante tus ojos mientras tú te dedicas a sonreír cordialmente al público.


Y digo yo, ¿para qué vivimos? ¿De verdad alguien piensa que podemos hacernos merecedores de esta frágil y diminuta porción de tiempo que nos ha sido dada si no la utilizamos para follarnos la vida de cabo a rabo, para pasarnos por la piedra todo lo establecido y poner el mundo del revés?


Madurar: que le follen.


Yo lo que quiero es salir a bailar.''














Mi foto
My madness keeps me sane.