Salvarle a alguien la vida para destrozársela tú.


viernes, 31 de diciembre de 2010

La alma

Yo creo que siempre existe alguien que llega y rompe todas las ideas que tenías en la cabeza. Yo creo que es difícil hasta el momento en el que ese alguien aparecer detrás tuya y te rodea con sus brazos. Y no te suelta. Creo que en algún momento de la vida puedes creer que todo va mal y, así porque sí, sin que te lo merezcas, llega y lo llena todo de luz. Y te hace reír, y te hace saltar, y te hace ver la vida de la única manera que tú nunca atisbabas que podría ser. Y también creo que, si cierras los ojos y susurras su nombre, te invade una sensación extraña que algunos llaman felicidad.
Ya sabes, la alma y todo lo que me
cuenta en cada uno de mis suspiros

martes, 28 de diciembre de 2010

Senseisions :D

Y entonces, una vez más, como en aquellos destellos de recuerdos que invaden mis pensamientos, me embriaga esa sensación tan cálida y acogedora de ti. Me invade ese darte las gracias una y otra vez por cada instante tan pequeño y eterno en el universo de mi alma, me invade tu sonrisa, tu pelo, esa complicidad que me regalas, ser tu amiga, y también ser un poquito más, me absorbe tu calma, lo grande que eres, lo grande que me haces sentir, recuerdo los besos, nuestros besos, mis mordiscos y tus ''Oye...'', me adornan las noches, mis noches pensando en ti, los días que pienso en esas noches y los segundos y tu mirada sabor alegría, pureza y vitalidad.
Y entonces, entonces una vez más como siempre y desde siempre, anhelo tocarte y besar tu piel, y sentir tu risa y poder sonreír disfrutando de tu felicidad y de esas carcajadas que me regalan la vida.
Y sí. Eterna y simple.
Esa sensación tan rara y común que me invade por dentro.
Sensación de ti. Sabor de ambos.

martes, 14 de diciembre de 2010

Vuelta a empezar

Sí. Nos equivocamos. Una y otra vez. Y otra más. Por pura torpeza o meramente de forma inconsciente. Todos nos equivocamos. Pero, curiosamente, creo que soy una de las pocas personas que puede equivocarse en lo mismo tantas veces seguidas. Debería aprender a callarme, pero, lamentablemente, no puedo basar mi vida en controlar mis palabras, es una de las ventajas de ser libre ¿No? Decir lo que cada uno quiera y piense, aún equivocándose. Y quizá, la mayor parte de la vida pueda resumirse en esas palabras erróneas, esas letras en el orden incorrecto o que sientan tan mal. E incluso hieren, porque en ciertas ocasiones, nuestras palabras también duelen. Y sí. Después te arrepientes, y dilucidas incluso si deberías pedir perdón y... finalmente sólo puedes aceptar tus propios errores y tratar de enmendar esa frase la próxima vez. Sin embargo, no. Esa ''próxima vez'' también te vuelves a equivocar.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Ese hache


Silencio. Quiero que cierres la boca. No digas nada. Quiero contemplarte así eternamente. Quiero tocar tus labios y ver tus ojos cerrados en la oscuridad. Silencio. Simplemente escuchame ¿Lo oyes? Mis susurros escapan dando vueltas a tu alrededor. Silencio. Necesito guardar este momento porque alimenta mi alma. Deseo que sientas lo que inunda mi cuerpo. Fuerte, eterno, indescriptible. Silencio. Energía que se apodera de mi mente y la hace estallar ilusa de pensamientos, besos e inocentes risas. Silencio. Escucha mis suspiros ¿Oyes como susurran te amo?

El silencio es,
después de la palabra,
el segundo poder del mundo

viernes, 10 de diciembre de 2010

Y es un curioso lugar

Tus dedos dibujan un círculo en la superficie e, instantaneamente, tu sombra perfila ese contorno justo enfrente. Acto seguido e hipnotizada, grabas dos rectas en su textura y, de nuevo, esas marcas se dibujan en el espejo.
Magia transparente que envuelve cada poro de tu reflejo. Aquí y allá. Cuando la realidad es meramente realidad que adquiere doble sentido y se convierte en un telón y en unas sillas sobre el escenario. Personajes. Encima de ese lugar nadie es nada, se adopta un papel, un rol, un juego de niños que se debe seguir para triunfar. Y el premio es eterno, plácido y melodico. Al compás de la despedida. Un reflejo. Reflejo de nosotros mismos que surca los rincones de nuestra imaginación y aquella suave y bonita risa de cuando eramos pequeños. Aquí y allá. Dentro de ese espacio desaparece el mundo. Sólo tú y ese reflejo en el espejo. Dentro de ese espacio desaparece todo, el tiempo, la nada...

Todo es verdad y mentira en el mismo instante

Ésta felicidad contagiosa

A veces, no somos capaces de atisbar cuanto sabemos o de qué manera puede influir eso en los demás. Hubo un momento. Un ínfimo instante dentro de toda la eternidad de milésimas que componen el reloj, un sólo segundo en el que esa sensación me invadió. Y es algo efímero, como cada latido del corazón, algo que únicamente tiene la capacidad de rozarte, pero eso, meramente eso, una brisa de ese destello, me desveló. La noche es larga, sobre todo para los que no duermen, o para los que no pueden dormir. Tú. Tú y esa sensación que has apresado dentro de mi alma. Tú y esa felicidad. Mis manos, mi mente, mis pensamientos. Todo dentro de un reflejo de tu anhelo y de vida. Algo extraño y atípico. Un estado de alegría, pero sin euforia, un amago de infinitud que resbala entre tus manos como una gota de agua y se estampa con tu corazón.

Retorno

Volvieron. No logró entender porqué ni cómo pero algunas ideas
regresaron a mi dispuestas a dejarse descubrir. Un poco. Únicamente algo más de lo imaginable, un par de letras, colores y, si lo deseas, algunas corcheas.

sábado, 4 de diciembre de 2010

De vuelta a ninguna parte

Algún día en cualquier parte, en cualquier lugar indefectiblemente te encontrarás a ti mismo, y ésa, sólo ésa, puede ser la más feliz o la más amarga de tus horas.
Neruda

miércoles, 1 de diciembre de 2010

1 de Diciembre

Gracias a ti se esfumaron las palabras. No sé. No puedo. Esto que hago no es como antes. Todo fluía por mi cabeza y simplemente tenía que plasmarlo en el papel. Sin embargo, ahora esto es jodidamente frustrante. Tengo inspiración, temas, incluso a veces suelo tener tiempo.
Únicamente me faltan las palabras.
Sí. Tú que me robas las letras, las palabras y
los pensamientos, gracias por cada instante de estos meses.

jueves, 25 de noviembre de 2010

Axiomas

Las cosas son complicadas. Muy complicadas. Antes no lo eran tanto pero justamente en este instante todo se ha duplicado por cuatro. Mis axiomas se han roto y ahora únicamente puedo deducir que, ya que todo tiene doble interpretación, cada vez que respondo a algo me cambia la pregunta.
Hay cosas en mi cabeza algo diferentes. Ni malas ni buenas, simplemente diferentes. Conceptos que antes atisbaba como inquebrantables se han caído y roto como un cristal. Y ahora con los pedacitos solo consigo tener otra perspectiva.
Quizá es la filosofía.
Creo que me ha afectado notablemente en los últimos días.

jueves, 18 de noviembre de 2010

Relojes rotos

¿Has sentido alguna vez que el tiempo te engaña? Todo cobra sentido en un momento y, sin embargo, un instante después se generaliza la situación y te pierdes en los minutos que francamente no transmiten nada o lo transmiten todo. Una sensación extraña. Similar a la confusión. Muy parecido a no saber si estás aquí o allá. Si vienes o vas y si, en alguna milésima del día, has disfrutado algún momento o se ha escapado de tus manos. Un reloj roto. Que gira a la derecha y de golpe y porrazo lo hace a la inversa. Que cambia las horas y las convierte en pensamientos frágiles que se rompen y chocan una y otra vez con la barrera de la lucidez.
Un sentimiento de libertad y asfixia justo en el mismo instante.
¿Has sentido alguna vez que el tiempo se apodera de ti? Que te hace andar, viajar, pensar, correr, divisar las sombras y buscar en las nubes.
Una sensación rara. Peculiar. Un tanto psicótica. Algo lejana, pero que hunde sus huellas en tu piel.
Cada persona, en su existencia, puede tener dos actitudes: construir o plantar. Los constructores un día terminan aquéllo que estaban haciendo y entonces les invade el tedio. Los que plantan a veces sufren con las tempestades y las estaciones, pero el jardín jamás para de crecer.

Nada más llegar

Y es en ese instante cuando tu vida cobra sentido y una vez más observas como está cambiando el rumbo. Cambian las emociones, las perspectivas, ver rosa el mundo o verde el cielo. Es en ese momento cuando te miras al espejo y te ves. A ti. No importa si no lo entiendes. Únicamente tú. Sumido en ese cúmulo de sensaciones y destellos de vida que envuelven tu pensamiento constantemente exponiéndolo a cierto relativismo. Un poco más de magia y menos lógica. Solamente tú. Tú y tus preocupaciones, tu y tus temores, tus miedos, tus esperanzas, tus vanas ilusiones y otras que se cumplirán sin saber como ni cuando. Aquella tarde mirando las nubes, aquel olor, esa música que se encarga de transmitir recuerdos, una entrada, una firma, una nota, una simple mirada, una estrella, una luz y ... y quizá ese esbozo tan familiar y conocido. Esa faceta de realidad que se asoma tras el cristal en la madrugada y vigila tus suspiros. Irrefutable y poderosamente tú.
Jamás dejes que las dudas paralicen tus acciones.
Toma siempre todas las decisiones que necesites tomar,
incluso sin tener la seguridad o certeza de
ue estás decidiendo correctamente.

Como me gusta verte reír

Únicamente verte reír. Ahí. Fijo. Simplemente reír. Y reír. Y deleitarme con tu hermosa sonrisa y ese ataque incontrolable de carcajadas una y otra vez. No lo entiendo. Inexplicable. Me quedo atrapada. Presa de tu risa. De tu respiración. De tus labios. De tus enseñanzas magistrales. De ti. Enganchada a ti cada segundo más.
Podría intentar explicarlo,
pero nunca conseguiría que lo entendieras.
En el amor no existen reglas.
Podemos intentar guiarnos por un manual,
controlar el corazón, tener una estrategia de comportamiento...
...pero todo eso es una tontería.
Podemos creer que todo lo que la vida nos ofrecerá mañana es repetir lo que hicimos ayer y hoy. Pero, si prestamos atención, percibiremos que ningún día es igual a otro. Cada mañana trae una bendición escondida; una bendición que solo sirve para este día y que no puede guardarse o desaprovecharse. Si no usamos este milagro hoy, se perderá. Este milagro esta en los detalles de lo cotidiano; es preciso vivir cada minuto porque allí encontramos la salida de nuestras confusiones, la alegría de nuestros buenos momentos, la pista correcta para la decisión que ha de ser tomada. No podemos dejar nunca que cada día parezca igual al anterior porque todos los días son diferentes. Presta atención a todos los momentos, porque la oportunidad, el “instante mágico”, esta a nuestro alcance.
Paulo Coelho

martes, 16 de noviembre de 2010

Únicamente pide un deseo

Hoy es un día especial. Para ti. Aunque te empeñes en decir lo contrario es así. Quizá no esperes que te pase nada interesante, ni que te den ninguna sorpresa, ni siquiera algo fuera de lo habitual... sin embargo, yo he tenido la suerte de estar aquí. En tu vida. En este instante. Nunca volverás a cumplir dieciocho años de esta manera. Nunca volverás a cumplir dieciocho años estando conmigo. Ni con la gente a tu alrededor que te quiere. Nunca volverás a vivir todos los instantes que este año se encargó de traer. Ni acaso pienses que podrás recordar todo lo que vivirás a lo largo de tu larga y efímera vida en el tiempo. A veces, cuando nos paramos a reflexionar un segundo sobre lo que pasó a lo largo de los días y lo que traerá el futuro... sentimos un escalofrío que denota nuestra pequeña y frágil ignorancia ante el mundo y todo lo que nos depara el mañana. Hoy. Tú. 16 de noviembre. Nunca pensé lo que podrías significar para mi cuando te conocí. Y créeme cuando te digo que, entre la infinitud de detalles que podría describir, la estrella que me regalaste, mi suplica de que no te enamoraras de mi, todas las fotos, todas tus sonrisas, las ganas de vivir que me infundes, esa manera de besarme, esa chispa en tus labios y ese brillo en tus ojos, son, sin lugar a duda, lo más bonito que he tenido en mi vida.
Antes.
Antes y después de ti.
Felicidades amor.
No hay regalo que pueda superar mi deuda eterna contigo,
aunque vivieras mil años.
Feliz cumpleaños.

sábado, 13 de noviembre de 2010

:)

-Estaré contigo todos mis días...
-¿Y que pasa con las noches?
-Cuando sonríes conviertes
en días mis noches...
-Entonces... haré de tu vida un día eterno.

jueves, 11 de noviembre de 2010

Colocar esa sonrisa falsa

Y CAMINAR
A veces, hay cosas que duelen más que la distancia. Más que no poder tocarse o simplemente la ausencia de una sonrisa. Cosas como el rechazo de un beso, o la ausencia de un perdón. Cosas que marcan el alma y torturan el pensamiento.

domingo, 7 de noviembre de 2010

¿Y tú?

Cuando crezca yo quiero ser un niño

sábado, 6 de noviembre de 2010

Se caerán los ladrillos

¡Venga rápido! ¡Ayúdame! ¿Qué haces ahí mirando como un pasmarote? Puedes soltar la mochila y lo que lleves encima ¡Y no es una pregunta! Esto es por tu culpa. Sencilla y únicamente por ti, así que... ¡¿Que haces?! ¡Date prisa! Voy a necesitar que utilices las dos manos... pero... ¿Que demonios haces? ¡Vamos! Allí están los ladrillos, y aquí está esta mezcla rara que he hecho para pegarlos y que no se vuelvan a caer. En realidad no estoy muy segura de qué he metido en la maquina para que la cree, únicamente puedo asegurarte que me he gastado una fortuna en pegamento y plastilina. ¿Crees que servirá? Sinceramente espero que lo haga, porque he invertido bastante tiempo en conseguir los nueve botes de super-glue extra fuerte y no sabía cual color comprar hasta que me dí cuenta de la poca importancia que tenía eso... ¡Vamos! ¡Venga! ¡Rápido! ¡Que se cae! Coge los ladrillos de dos en dos... ¡Y ni se te ocurra romper ninguno, que no he traído más! He hecho las cuentas aproximadas y creo que con tres millones podría bastar, pero probablemente necesitaremos más. ¡No me mires así! Mira lo que provocas. Sí. Únicamente tú. Tu y esa manera de sonreírme.
Deja de sonreír, que el mundo se está cayendo a tus pies.
¡Para! ¡¿Quieres dejar de reírte así?! Que se cae, que se cae... ¡Por la derecha! ¡Los ladrillos que pegué antes! ¡No! ¡No! ¡Para! ¡Para! ¡Que se caen...!
... oh...
mierda

El amor es como el fuego: ven antes el humo los que están
fuera que las llamas los que están dentro

Dime si es verdad que te quedas a bailar :)

Quiero ser en tu vida algo mas que un instante, algo mas que una sombra y algo mas que un afán, quiero ser en ti mismo una huella imborrable y un recuerdo constante y una sola verdad. Palpitar en tus rezos con temor de abandono. Ser en todo y por todo complemento de ti. Una sed infinita de caricias y besos, pero no una costumbre de estar cerca de mi. Quiero ser en tu vida una pena de ausencia, un dolor de distancia y una eterna amistad. Algo mas que una imagen que venciendo caminos, llega, pasa y se va. Ser el llanto en tus ojos y en tus labios la risa, ser el fin y el principio, la tiniebla y la luz, la tierra y el cielo y la vida y la muerte.
Ser lo mismo que en mi vida has venido a ser tú

viernes, 5 de noviembre de 2010

Mira la vida

Always look at the bright side of the life
El sol se pone antes. Mucho antes. Antes del necesario tiempo para darme cuenta del día y su finitud. Llegó de nuevo esta estación. Invierno. Frío. Lluvia. Sombras y despertadores a las ocho de la mañana. Automáticamente algo recorre tu cuerpo y sientes como tus labios susurran un NO bien alto. No quiero levantarme temprano. Ni este viento que pretende derribarme. No quiero nieve. Ni exámenes. Ni responsabilidades. Quiero volver atrás. O avanzar hacia delante.
Y de repente pulso el botón de STOP. Para. Un poco. Solamente piensa. Quizá este puede ser el mejor año de tu vida. El más denso sin duda, el más maravilloso ya se verá. Quizá no solo te aporte amplios conceptos sobre la biología y las matemáticas, sino también las mejores lecciones que la vida puede regalarnos.
Estoy segura de que se agolparán las dudas y se duplicarán las preguntas, y apartando el ámbito académico, se presentarán aún el triple más de cuestiones que abarrotarán nuestra cabeza sin saber muy bien que hacer.
Únicamente podemos esperar y dar lo mejor de nosotros mismos.
Algo de paciencia.
El futuro llegará al chasquido del tiempo.

domingo, 31 de octubre de 2010

De nuevo llueve. Aquí fuera hace frío. Pero allá dentro me asfixio. Quizá solo necesite un poco de aire, y en realidad no se está tan mal. Aunque mis manos tiemblen esta sensación y ese olor a humedad me calma. Y a mi lado puedo percibir el humo de la chimenea de mis vecinos, que hace brotar en mí algún recuerdo de un tiempo lejano. Las gotas caen. Una sobre otra. Estampándose frente a mi, con más intensidad a cada segundo y componiendo una melodía que acompaña estas letras.
Por otro lado, una gran nube gris se está moviendo sobre la ciudad. Lo hace decididamente rápido y me gustaría que miraras el cielo en este instante, porque es algo peculiar. El viento también quiere jugar hoy, mece los arboles y congela los temores.
Este lugar aprisiona mis miedos. Aunque sea pequeño siempre lo ha hecho, ya que es de estos lugares que te transmiten paz.
Desde aquí puedo contemplar las casas con detenimiento, y me quedo presa del aroma de la ciudad, cubierta de una basta capa de niebla.
El universo se ve gris. Y aunque me guste el color... hoy a invadido también mi cabeza y mis ganas de continuar.
Francamente, querría parar el tiempo y quedarme aquí.

viernes, 29 de octubre de 2010

Buenas letras

Quién sabe si las estrellas tienen ojos, me preguntaba, si nos ven así como como nosotros las miramos a ellas, quien sabe si tienen un corazón misterioso, si-como desde siempre piensa el hombre-tienen la capacidad de influir en nuestras acciones. Quién sabe si es verdad que entre sus limbos incandescentes viven los muertos, los que ya no están vivos aquí abajo, los que han abandonado una de las formas del cuerpo.

Cuando era muy pequeña, antes de ir a acostarme, insistía en asomarme a la ventana para saludar a mi madre que, según me había dicho, se había ido a vivir allí arriba; cuando las nubes ciertas noches, cubrían el cielo rompía a llorar. Me la imaginaba como un hada con un largo y ligero vestido vaporoso de colores un cono luminoso cubierto de estrellitas en la cabeza, el rostro sereno, ligeramente sonriente y, en lugar de las piernas, una estela luminosa: solo así podía seguirme volando de estrella en estrella.

Susana Tamaro;

Escucha mi voz

miércoles, 27 de octubre de 2010

Que vienen y van, como las agujas del reloj

Destellos. Que se apoderan de nuestra alma. De nuestra mente. De nuestra vida y de sus respectivos minutos. Y de los sueños, y los colores, y aprisionan las ideas que vagan por aquí y allá en el límite de este mundo.
Destellos. Que surcan los mares, y los ríos, la tierra, el aire y el agua. Y finalmente el suelo y las paredes que nos protegen o los campos de amapolas eternos, puros y hermosos.
Destellos. Que vienen de ti, y de un momento, y de otro, y de una mirada, y del calor del hogar, y del aroma de un lugar, de una entrada, de una fragancia, de un sonido, de una estrella, del azul oscuro del universo, que se apoderan de nuestra conciencia y de la poca lógica que queda en mis venas.
Destellos.
Destellos de vida.
Destellos de ti.

Que lea quien entienda

No. No estoy de acuerdo. Te lo prometo. No es por llevar la contra.
Estar por siempre no siempre significa estar bien.
Quizá sea de estas personas que no tienen la concepción del cuento de hadas por la eternidad. El amor confluente está evocado al desastre, me dijiste. Pues yo respeto la idea del mundo pero defiendo la mía. Para mí, mejor o peor, el amor es finito. Sin robarle la sutileza de presentarse en nuestras vidas y ser único, y maravilloso y mágico donde quepa y vaya y venga. Y es de estas cosas que cuando se acaban, te dejan preso de lamentos, dolorido y roto por dentro. Pero es normal. Entendible. Perfectamente superable.
Así pues, yo creo que el amor confluente no está evocado al desastre.
Mis cuentos de hadas tienen final. Pero no es el final que se predice desde el comienzo. Es un final mutuo, o incluso decisión de una sola persona que decide cargarse lo vivido. Yo seguiré aquí. Hasta que él decida irse. No somos presos del destino. Podemos escapar de él como y cuando queramos. Con un gesto, una lagrima o un porqué. Vale. De acuerdo. Aún así también lo comprendo. A veces tenemos conceptos erróneos. Mi idea de este sentimiento es contructivista. Sí. Ese término que nos inventamos y que quizá algún día exista de verdad en el ámbito del que hablamos. Todo pasa por algo. Y cuando viene de fuera, y se escapa a nuestras manos, únicamente debemos aceptarlo y vivir con ese algo que nos asfixia.
El final no es un criterio en la relación. Cuando dos personas se aman, el final no se contempla como una posibilidad futura o cercana. Porque cuando dos personas se aman, el mundo pierde el sentido y apenas se vislumbra la realidad.

El tiempo es demasiado lento para aquellos que esperan...
demasiado rápido para aquellos que temen....
demasiado largo para aquellos que sufren....
demasiado corto para aquellos que celebran...
pero para aquellos que aman, el tiempo es eterno.
Mirar al infinito únicamente con un proposito. Disfrutar de las nubes y del inmenso cielo que destella esa luz creada por la imaginación y simplemente saltar. Saltar inmersa en risas. En sabor a libertar. En dulzura. En una ingenua tendencia a nadar en pensamientos ajenos. En sentir el fuego ardiente y continuo fluyendo dentro de nosotros.
Mirar al infinito con un solo propósito.

Vivir.

martes, 26 de octubre de 2010

Palabras inexistentes

Me gustaría retroceder y volver a vivir esos momentos. Y la magia que los inundaba.
Me encantaría poder llevarte allí. Es muy bonito. Un tanto deslumbrante. Vistas y paisajes que te dejan marcada e inmersa en recuerdos que vendrán despues.
No puedo describirlo. Hay cosas en la vida que son indescriptibles, fácilmente traducidas a un vocabulario poco expresivo pero aún así, inmumerables. Y me gustaría levantarme por las mañanas y verme rodeada de todos vosotros todos los días de mi vida. O no dormir. Tampoco estaría mal por algún tiempo. Pasar horas y horas conversando, riendo, inventando tonterías y palabras que se graban al instante, pasando frío, y calor, y llamaros constantemente porque sin vosotros me siento sola. Y que permanezcáis aquí me hace percibir una calidez muy agradable cuando charlamos y bromeamos tranquilamente sin otra preocupación.
Me gustaría dejar escrito todo lo que ha significado para mí este gran viaje. Con tantas emociones llenas de agobio, prisas, algo de ignorancia, sonrisas y un sabor tan dulce como picante de libertad.
Pero no. Definitivamente no puedo. Es imposible.
No se recuerdan los días, se recuerdan los momentos.

Oír tu voz

~Fragancia pura, mágica, efímera, suave y dulce de tu esencia
Recorre mi cuerpo cada vez que lo veo. Es magia, picardía, ganas de gastarlo, ganas de callarlo con un beso, de hacerle sufrir y amarlo al mismo tiempo. Es pureza, alegría, momentos recientes y otros más antiguos. Y cosquillas. Cosquillas cuando siento su piel. O sus labios. Es algo extraño que quisiera que entendieras.
Es despertarme al amanecer y buscarlo. Y poder mirarlo durante horas sin cansarme ni un segundo. Y contemplar sus ojos y suspirar. Es quedarme atrapada en sus palabras, no poder salir, presa de su aroma y de ese método tan suyo de hipnotizarme con sus historias. No es ninguna tontería. Estoy colada por él hasta los huesos. Porque resulta que, sin proponermelo, se coló dentro de mí. Así como los duendes silenciosamente. Así como el amor, y la ilusión que me transmite cuando lo miro.
Cuando amamos no tenemos ninguna necesidad de comprender lo que sucede, porque todo pasa a suceder dentro de nosotros

Rememorar :)

Y únicamente cuando ves de nuevo a esa persona te das cuenta de lo mucho que la echabas de menos y la falta que te hacía, tanto en las mañanas como por las noches. Ver sus ojos es algo mágico que te inunda otra vez. Que te apresa. Que te devuelve un poco más a unos años que ya pasaron. Añoranza. Recuerdos. Ganas de abrazarla. Ganas de sentir su abrazo. Y de echar a volar un rato para charlar durante la eternidad todo lo rayado en ambas vidas cuando la distancia las separó. Verte guapa. Y decidida. Y sobretodo feliz. Justo en este instante puedo sentir esa emoción que me embriaga cuando tengo la seguridad de que alguien está bien. Bienestar y que se calle el mundo. Tú estás bien. Y yo. Y de nuevo te ví. E imprimimos en el futuro una sonrisa más. Una llena de vitalidad como la que más.
Tenía ganas de volver a verte, y ahora que ya lo he hecho, sólo quiero que estés radiante el resto de tu existencia, y que te apoderes con humildad de las personas que te rodean, tanto o más como lo hiciste conmigo.
El que está acostumbrado a viajar,
sabe que siempre es necesario partir algún día

lunes, 18 de octubre de 2010

Que tonta que soy

Aunque me encanta negar lo evidente, hoy haré una excepción y diré la verdad. Porque siempre me lo han dicho; ''Que tonta que eres'' Y sí. Mundo. Tienen razón.
Cada color del arco iris quiero sellarlo en un sobre y mandarlo a siete lugares distintos. Siete son las notas musicales y los días de la semana. Siete son los sueños del mañana y las esperanzas del ayer. Voy a comprar cartas negras que oculten y aprisionen los colores para que destellen su esplendor cuando lleguen a su meta. Enviaré el color amarillo a tu tristeza, para que adquiera algo de luz y te alumbre a cada momento. Mandaré el color naranja a las puestas de sol moradas que son captadas en fotografías a las ocho de la tarde para que esa tonalidad se entremezcle y origine una perfecta armonía. Llevaré el color verde a los desiertos, para poder contemplar su textura y sentir su humedad. Transportaré el color rojo a la sangre de los enfermos, al corazón de los heridos, al carmín de los labios y dibujaré en el cielo un 'Te amo' bien grande para escuchar tus latidos lentamente apoyada tu pecho. Llevaré el violeta hasta las flores de los campos y las sonrisas de carnaval, para poder contemplar como el mundo adquiere un color más lindo y puro envuelto en sinceridad. Enviaré el azul por el infinito para que se expanda por el cielo y lo cubra todo de ese color tan intensamente hermoso que me hipnotiza por las mañanas y embriaga las noches, con una tonalidad más oscura; el añil. Lo haré para que todo el mundo pueda sentir la calidez del cielo abrigando su cuerpo.
Y bueno, finalmente, dormiré, acurrucada en mi cama mientras se van cumpliendo mis ilusiones.
¿Ves mundo?
Tienen razón


Qué decir que no esté dicho

Me asomé por aquella ventana y sentí la suave brisa acariciando mi cara. En aquella torre. Alta y robusta como el castillo que nubla el horizonte y después las nubes. Así me sentía hoy. Arriba. Fuera del mundo. Sola. No triste pero extrañamente alejada de la realidad. Hasta que llegaste tú. No puedo entender como consigues hacerlo. Siempre. Venir aquí y llevarte mis problemas. O hacerme ver que los tengo. Siempre. Ayudarme, preguntar, indagar, darme explicaciones sobre mi misma que luego termino aceptando ya que son verdad. Quizá seas una de las pocas personas que de verdad me conocen. Lo sabes todo. Incluso lo que no escapa a mis labios. Eres como ese pilar indestructible que siempre esta ahí. Pase lo que pase. Han pasado cientos de cosas, y de problemas. Y siempre así. La una y la otra y nuestras largas charlas llenas de risas, de paranoias y del tiempo que nos devora mientras corremos escapando de él. Y justo en ese instante vienes tú aquí y lo cambias todo. Y me preguntas, y me haces ver que nunca lograré agradecerte todo lo que haces por mí día tras día. De hecho, ni siquiera soy capaz de dilucidar cuan grandes son todos los momentos que hemos vivido. Venir y llevarte mis penas es algo que nunca podría hacer nadie que no fueras tú. Porque solamente tú eres capaz de ver tras el cristal y desempañar lo poco a poco. Con una suavidad exclusivamente única y tuya que logra calmarme una vez y otra. Y darme energía cuando estoy en esa torre. Tan pesada, cansada y lejos del mundo y de mi misma. Tú. Mágica hada que guardas mis temores y mis huidas; nunca podré decirte suficientes veces gracias.
Si subes yo voy contigo

Without conditions

Vienen contigo

Out

Sin previo aviso.
Sin un permiso.
Ahora soy yo la que no quiere hablar contigo.
Fuera.
Quiero estar sola.
Necesito algo de soledad.

sábado, 16 de octubre de 2010

Irrevocablemente cierto

-¿Y como sabemos que no has sido tú?
-Porque yo soy yo, y como yo soy yo, yo sé que no he sido
-Yo también soy yo y por eso sé que no he sido yo
-Yo también soy yo, así que yo no he podido ser
-¡TODOS SOMOS TODOS!

martes, 12 de octubre de 2010

Tener piano no te convierte en pianista

Tener casa no implica que seas su dueño.
Ni tener hijos te convierte en padre. O en madre.
Tener conocidos no implica ser conocido.
Ni tener libros implica ser estudiante.
Tener motivos no justifica el acto.
Ni tener ojos implica ver la realidad.
Tener voluntad no materializa el hecho.
Ni querer vivir significa regresar a las seis de la mañana.
Hazlo o no lo hagas. No existe el probar.

Si si, TÚ

Las personas como tú siempre han sido especiales. Desde que nacieron. Y ese punto solo es el comienzo de la inmensa historia que pueden narrar si se lo proponen. La gente como tú debe tener algo. No logro entenderlo. ¿Como lo consigues?
¿Nunca te he dicho que siempre supe que tú eras especial?
Si. Desde que naciste. Siempre he pensado que tenías algo en la mirada. Extraño. Algo de magia. Esos ojos tan magos. No sé. Podría jurar que siempre estuviste aquí conmigo. Tu esencia me ronda por las noches como un fantasma que tranquiliza mi ser.
Y siempre lo supe. Podría incluso prometer que seguirás siendo así. Así de pura, así de mágica, así de libre y llenando cada uno de los días de ese color. Ese tan tuyo y de nadie más.

Capacidades raras que tengo

Yo te veo. Siempre lo hago aunque no esté ahí. Incluso puedo saber como estás y ayudarte si lo necesitas. Y si me dejas. Yo te veo. Porque conozco tu mirada. Y tu forma de hablar, de escribir, de colocar muñecos en todos lados y trabar letras y duplicar otras. Y por eso lo sé. Porque puedo notar tu presencia y tu ánimo a distancia. Es de estas cosas que simplemente son así. Y no sólo soy capaz de hacerlo contigo. Ya comprobé que tambien puedo adivinarlo con otros. No es magia. Aunque te empeñes en decir que yo lo soy. Ni siquiera deducción. Únicamente descifro bien, y aunque tú no lo sepas, puedo susurrarle al viento que te lleve mis palabras.
Porque no. Pequeñaja, a estas alturas, créeme que puedo verte aunque no esté cerca.

sábado, 9 de octubre de 2010

Tras el espejo

Tengo muchas cosas en la cabeza. Pero no. Hoy no pretendo sorprenderte, ni hacer de este escrito algo mágico y que llene la inmensidad de color. Hoy quiero relatarte lo que vi el otro día cuando me miré al espejo. Supe que era yo ya que esos ojos verdes destacaban en mi cara. Como siempre y siendo el único punto de atención destacaban y mucho. Pero vi algo que no distinguí en otras ocasiones. No era vitalidad ni energía. Ni siquiera eran ganas de correr, de volar, de saltar en la lluvia o de vivir. Era algo distinto. Era una esencia invisible con mucha luz. Algo que se escondía detrás de mi cara. Me quedé estática frente al espejo durante unos segundos. Sí. Allí estaba. Cada una de tus sonrisas y cada una de tus palabras. Cada una de tus melodías, cada uno de tus abrazos, de tus chistes, de tus miradas, de tus escondites y de tus susurros en la oscuridad. Y me asusté. Era algo demasiado bonito. Como un cristal. Dentro de mí. Estaba repleto. Inmensamente lleno. Tendré que tener cuidado a partir de ahora. Mis ojos brillan más desde hace tiempo.
Al principio todos los pensamientos pertenecen al amor.
Después, todo el amor pertenece a los pensamientos.

Sentir

Inténtalo.
Me dieron varios opciones y no supe cual elegir. Y creo que lo hice mal. Aunque, después de un rato pensando, me di cuenta de que realmente hubiera escogido cualquiera de las otras, tambien tendría esa sensación de haberlo hecho mal. Pero ahora las cosas son diferentes. No me siento mal. Es más, como si un trocito de luz hubiera aparecido delante de mí. Sí. Eso es. Una nueva forma de ver las cosas. A veces me ocurre. Como destellos de lucidez en esta mente tan ingenua y llena de muebles inmersos en polvo. En ciertos momentos te das cuenta de lo que tienes y de repente te miras en un reflejo. ¿Ves? Eres tú. Siempre serás tú. Esa persona tan llena de vida, tan llena de color, de luz, de energía, de entusiasmo, esa persona que alegra mis días y calma mis noches. No es malo equivocarse. Pero no. Ahora tengo la sensación de haberlo hecho bien. Quizá no escogí bien, o quizá sí. Ya me contará la vida próximamente. En este instante solo me inunda este suave clamor susurrando lo que queda. Y queda mucho. En realidad, queda muchísimo. Tanto que podré escribir mil relatos más y publicar miles de cartas hablando conmigo misma. Y eso está bien. Me gusta como estoy.
Ya lo intenté.
Y acerté.

Adiós

Y he aquí, yo. 16 años. Un uno. Un seis. Este año he aprendido muchas cosas. Cosas buenas, y cosas menos buenas. Pero cientos de momentos y recuerdos que se quedarán grabados en mi mente durante el resto de mi vida. 16 años. Esa edad que aseguran de locura y desenfreno. De no saber si estar o ir, de venir o intentar. Eso que dicen de la juventud, de salir hasta las tantas, de emborracharse, de olvidar a las personas y de pasar del mundo, eso que hablan de lo mal que nos tratan las hormonas y de los minutos de vida que perdemos cada vez que bebemos, eso que comentan de lo limpios y a la vez impuros que somos, de lo inocentes y a la vez demasiado curiosos... Bueno... he aquí, yo. Quizá no sea ni un extremo ni otro. Ni blanco ni negro, pero tampoco gris. Quiero dejar escrito lo mucho que haré a partir de ahora. Gracias vida. Gracias a vosotros. Gracias a ti. Este fue un año largo pero ínfimo a la vez. Ahora, un poco antes de crecer algo más, puedo mirar fotos de antes y reírme, o mirarlas con cara de ingenua pensando y recordando como era y como soy. Y en realidad no he cambiado tanto. Pero creo haber madurado un poquito más. Solo lo necesario para vivir otro año con la misma energía y con algo de esfuerzo para conseguir algo más de luz en los días y un poco más de cordura y lógica en los problemas de matemáticas. Cuidaré todo lo que me regalas. Cuidaré de ti. Y haré lo mismo conmigo. Sé lo que quiero. Pero no lo que me depara el mañana. Así que quizá sea mejor vivir el presente y aparcar un rato el futuro. Sin olvidarse de él, ya que es el lugar donde vas a pasar el resto de tu existencia. Dejaré que me sorprendas para ver esa sonrisa en tu cara que tanto me encanta. Y de nuevo. 16 años. Adiós. Hasta siempre. Tranquilo. No te olvidaré. Hemos vivido tantas cosas juntos que no te irás tan fácilmente. 16 años. Saluda a tu sucesor.
Gracias vida. Por tus armas. Voy a aprender a usarlas bien

viernes, 8 de octubre de 2010

A tí

¿Como demonios has aparecido tú aquí? ¿Cuando llegaste? ¿Cómo lo conseguiste? ¿De donde diablos has caído? ¿Del cielo? ¿De un mundo que yo no conozco? ¿O de un mundo que conozco pero nunca he visto? Contéstame. Quiero saberlo. ¿Quien te mando? ¿Como lo hizo? Querría saber si podría hacerlo yo. Si si. Traer aquí a alguien como tú. No es para mí. Pero el mundo estaría algo más lleno de luz y color y las personas serían más buenas unas con las otras, ya que únicamente tú tienes ese poder para hacerme sentir bien. Venga confiesa. ¿Como lo has conseguido? ¿Quien te lo ordenó? ¿Como me encontraste en este mundo tan enorme? ¿Porque llegaste y lo cambiaste todo? ¿Quien te a dado ese poder?
Vamos. Estrella hermosa. Dime quien te ha hecho tan maravillosa.
Hay dos formas de ver la vida: una es creer que no existen milagros,
la otra es creer que todo es un milagro

Come on!

Asomé la cabeza por encima de las sabanas notando un aire frío que congeló mi nariz a los pocos minutos. Hora de levantarse. Nuevo día. Nuevos retos. Nuevas horas que llenar con energía y entusiasmo. Sin embargo, algo de pereza. En la cama se está muy calentito. Además, el mundo de los sueños ciertas veces es mejor que el real. Suena el despertador. Alzas la mano y lo apagas. Sonará de nuevo y lo sabes, pero aún así quieres que esos instantes se estiren como un chicle y poder disfrutar de esa calidez debajo de las mantas. Y suspirar. De nuevo ese pitido agudo que te alerta del tiempo. Es tarde. Un poco más. Unos segundos más.
Se abre la puerta y alguien te susurra que vas a llegar tarde. Lo sabes, solo unos poquitos minutos más... y de repente... te levantas... y sentado en la cama observas el dormitorio y la dichosa hora que sin saber porqué demonios corre tanto por las mañanas. Bostezas. Vamos. Es hora de enfrentarse al mundo. Hoy será un buen día. Lo presiento. De no ser así, la cama me abría dejado ir más fácilmente.

martes, 5 de octubre de 2010

Dar sentido a la realidad


Creo que ha hecho usted una excelente labor. No ha encontrado la
proverbial aguja en el pajar, pero ha comprendido que lo único que de
verdad interesa en toda la montaña de paja es un condenado alfiler.

Ven a investigar

Hay que ser valiente y atrevido, porque cuando volvamos la cabeza en el futuro, nos arrepentiremos más de lo que no hicimos que de lo que hicimos mal

Hagamos un cambio

“Si tienes una manzana y yo tengo una manzana y la intercambiamos entonces tu y yo seguimos teniendo una manzana cada uno. Pero si tu tienes una idea y yo tengo una idea y la intercambiamos, entonces cada uno de nosotros tendremos dos ideas”

Llegó la hora

Toca cambiar un poco los conceptos.
Toca renovarse y tener ganas para afrontar los minutos y las horas sucesivas.
Toca ir, y venir, y concentrarse, y disfrutar de instantes hermosos y mágicos que parecen ínfimos si lo pensamos. Quizá sea algo absurdo. De hecho, todos sabemos que no será drástico. Es posible que enmendemos algo los hábitos y los segundos muertos. Pero nada más. Solo tendremos la necesidad de dar lo mejor de nosotros mismos cuando se nos presente delante de nuestras narices. Y así es. Porque así somos. Pero no importa. Yo lo sé. Y tú. Y podemos preguntárselo a quien quieras, estoy segura de que contestará lo mismo.
Sin embargo, y pese a eso, llegó la hora. Llegó la hora de dominar el estrés y evitar el agobio. Llegó la hora de mirarse al espejo y sonreír. Y de pensar en el futuro ¿Difícil? Bah, estoy convencida de que no lo será. Únicamente porque si estoy escribiendo esto, es porque ya soy consciente de lo que llegará, y de lo mucho que disfrutaremos este año, porque, al fin y al cabo, simplemente luchamos por lo que queremos.

domingo, 3 de octubre de 2010

Por vivir

Definir la esencia de mi ser es algo complicado, pero siempre suelo intentarlo antes de rendirme

Ella vino y me abrazó. Justo en ese momento de ansiedad. En aquel rincón, aislada, sola, sentía frío, mis brazos arropaban mi cuerpo y la oscuridad cegaba mi ser. Y en ese segundo ella vino y me abrazó. Ya la conocía, solíamos vernos a menudo, pero en ese instante sentí la calidez de su cuerpo y solo pude llorar de felicidad.
Esto será largo. No soy capaz de transmitir tantas emociones en unas pocas líneas, así que quizá no pueda conseguirlo.
Para narrar un cuento se necesita una historia, para narrar mi vida solo os necesito a vosotros.
Una mirada antes de un abrazo, un gracias, un te quiero, charlas eternas en las que se escapa el tiempo, pero no la vida. Y aprender. Aprender de cada una de vuestras sonrisas. Aprender a crecer, a llorar, a sentir y a imaginar el mundo de un color distinto. Desde otra perspectiva algo más optimista. Las tertulias a las seis de la mañana y las confesiones y llamadas a las tres.
''Si le dices que te he dicho algo, te mato''
''Tranquila, no lo haré. Pero ahora no podré pegar ojo en toda la noche''
Cumpleaños en mitad de la lluvia y latas de coca cola manipuladas para explotar. Fotos, consejos, debates sobre la religión y sobre lo idiota que puede llegar a ser alguien o no. Y miles de abrazos y de emociones juntos. Lagrimas y amor, y ese suave bienestar a romper con el pasado. Y cortes que nos hieren de la vida. Y tiritas de los amigos. Y sentimientos que crecen en mí cuando os veo. Lo merecéis todo. Porque me lo habéis dado todo. Fantasía, ilusión, ganas de comenzar, de jugar con el agua, con el aire, con tu pelo, ganas de comerme el mundo y de servir en bandeja los restos a los tiburones. Y dormir tres en un colchón o simplemente no dormir. Y bailar enganchados bajo la lluvia, y anotar pensamientos en diarios de dos y de cuatro. Y ser una marca de almohada y no querer avanzar y a la vez desearlo con muchísima fuerza. Canciones que definen momentos y recuerdos que llenan el alma. Repleta de pequeños detalles tontos y más lógicos que escriben con tinta lo que llegáis a conseguir día a día. Vivir en un mundo de mentira, con una gnoma, una esposa y un camión de sorpresas y adoración. Porque os adoro. Y no son solamente dos palabras. Es un todo. Mi todo. Mi esencia. Tú. Vosotras. Él. Mi vida. Mi sueño. Mi canción.
A vosotros.
Por iluminar mi mundo y enseñarme a ver algunas cosas con lupa y otras con algo más de sensatez. Por disfrazarme de bruja con tridente, y de caracol. Y alegar que tengo cabeza cuando solo soy una cría con apenas lógica en nada.
Por cada tortazo que me hace reflexionar.
Gracias.
Y no entendía la expresión
''El mundo es mágico''

... hasta que os conocí

sábado, 2 de octubre de 2010

Me di cuenta

... en este momento, no hay nada que me haga más feliz que tú

jueves, 30 de septiembre de 2010

¿Qué quieres tú?

Quiero que se pare. Que el tiempo se detenga y nos quedemos así. Eternos. Pequeños en este sitio. Para siempre. Deja de robar los minutos. Creo que tienes demasiados. Luego no te servirán para nada. Quiero quedarme quieta. Parada en el tiempo. Justo así. Enganchada a ti, presa de tus labios. Quiero que esta sensación no se vaya nunca. Quiero tu perfume. Ahora lo impregna todo y cuando meramente lo huelo siento un escalofrío que me hace sonreír. Quiero seguir allí. Para toda la eternidad. Con ese sol, esas nubes, ese cielo tan azul y ese suave y placentero momento en el que te ríes. Te quiero a ti. Y no quiero que te vayas nunca. No lo soportaría. Quiero aprender. Y que me enseñes. Quiero este instante para guardarlo en mi alma y poder compartirlo contigo un segundo. Y otro más. Y quiero que cinco minutos sean cinco minutos y no tres segundos. Pero es causa de nuestro corazón. El tiempo se esfuma y de repente solo puedo sentir que te amo cada día más y que quiero permanecer aquí. Escuchándote hablar mientras que la brisa acaricia nuestras cabezas. Y los pájaros vuelan allá en lo alto. Y eso es lo que quiero. Créeme. No creo que sea tan difícil. No lo es cuando estás tú.
No hay mejor momento para ser feliz que ahora mismo

miércoles, 29 de septiembre de 2010

Soltar en una carcajada todo el aire, y después respirar

Puede ser que la vida te guíe hasta el sol
Puede que tu mirada sea la única que grite y calle en el mismo segundo. Puede que te despiertes y sientas felicidad, o también es probable que puedas estar triste. Quizá ocurra que un día te apetezca volar y hagas lo imposible por conseguirlo. Puede que tus labios sean míos, pero también existe la posibilidad de que no. Quizá te llame y salgamos a nadar entre la brisa que acaricia los rayos de sol. O puede que me asome por la ventana y deje que las gotas de agua recorran mis parpados. La vida es como una nube que viene y va. Por eso puede que seamos, puede que existamos o no, pero los sueños que se apoderan de nuestra alma son tan reales que solo podemos agradecelerles que se coloquen en nuestras cabezas.
Brillo de luz
Reflejo del sol

martes, 28 de septiembre de 2010

Brisa suave, reflejo eterno

A los artistas no deben hacérseles monumentos
porque ya los tienen hechos con sus obras.
Si tuviese que hacerte un regalo te regalaría un espejo
porque en este mundo después de tí, lo más bonito es tu reflejo

Sigamos aprendiendo

Y es ese glorioso instante en el que el mundo adquiere un color más claro
Desde allí observé como pronto empezaría de nuevo a rechistar. Y así fue. Me miró con cara ingenua y se quejó otra vez. Yo fui hasta ella y me senté intentando hacerle comprender.
-Cariño ¿Puedes esperar un momento por favor? -dije sentándola en esa pequeña silla de madera que había al lado de la puerta-
-Mamá, estoy cansada de estar aquí. Me dijiste que me comprarías la muñeca de aquella tienda y pronto van a cerrar. Debes darte prisa y dejar de hacer tonterías.
Yo sonreí imaginando su dulce inocencia y su visión del mundo.
-¿Qué es una tontería? -pregunté-
-Pues eso. Lo que haces. Llevas toda la tarde dándole de comer a ese hombre. Todo el mundo lo hace aquí, pero a ti ese señor no te a dado nada.
Yo la detuve aún sabiendo que no lo entendería.
-Nadie le ha dado nada -intente poner el mayor énfasis en mis palabras-
La pequeña me miró perpleja y observó a lo lejos a aquel vagabundo cubierto de ropas sucias y tan delgado debido a su enfermedad.
-¿Él no tiene papá ni mamá como yo?
-No -susurré- Él está solo. Tampoco tiene casa ni va al colegio todos los días.
-¿Y por eso le ayudas?
Yo reflexioné unos segundos antes de contestar.
-A veces, pequeña, no todo tiene una explicación. Sólo haz lo que te haga sentir bien.
Ella se levantó, me dio la mano y emprendió el camino hasta él.
-Yo me llamo Clara -dijo sonriente- ¿Quieres jugar conmigo?
Él me miró, yo sonreí e instantes después la abrazo con intensidad.
Te dicen que un árbol es sólo una combinación de elementos químicos.
Prefiero creer que Dios lo creó, y que es habitado por una ninfa

Pintemos el mundo de rojo

Pese a que mi cuerpo tiritaba de frío, yo sentía la calidez de tu cuerpo y me sentía protegida.
Aunque mis pies ardían a causa del dolor, tus manos se entrelazaban con las mías y eso me daba la fuerza necesaria para continuar.
Mis ojos se inundaron, pero esos color miel llenos de vida y ansiosos por volar me arroparon contra la soledad y lucharon frente a mis penas ganando con una sonrisa.
Este sitio está lleno de ternura, abrazos y cielo que pintar, pero únicamente consigue cautivarme cuando estás tú.
Lléname la vida, sigue sonriendo así.
Siempre hay flores para el que desea verlas

Líneas

Y no se odian. Pero tampoco se llevan bien. Es una relación llena de hipocresía y falsedad que nunca entenderé. ¿Quien puso algo así en el mundo?
Ella sonríe mientras se pregunta cuando escapará de allí. Risas. Gestos. Miradas. Lagrimas. Un ambiente falso en el que se puede capturar la tensión.
Ella se queja cuando no está, una y otra vez y repite lo feliz que sería si su vida no se hubiera congelado en un instante. Pero de nuevo se rompe su pompa de jabón y queda presa de la realidad.
¿Quien es capaz de vivir atado?

lunes, 27 de septiembre de 2010

El poder de la mente no cabe en el universo


Y lo intenté. Mientras estabas ahí a cada segundo. Solo Dios sabe cuanto y de qué forma lo intente. Pero después de caerme varias veces en el mismo punto me eleve y olvidé cada instante que me aniquiló por dentro. No te odio. Pero tampoco quiero que estés aquí. No quiero que vuelvas. Solo tú y yo sabemos todo lo que sufrimos juntos. Y lo que lloramos separados. Eres cruel. Tiemblo con pensar que puedas volver. Quizá no sepa nada. Soy una cría. Me queda mucho que aprender, pero aún así, no vuelvas nunca, soledad.
En compañía de la soledad, cuando no estás

viernes, 24 de septiembre de 2010

¿Recuerdas?




Y así. Solo así quiero recordarte.
Son esos instantes en los que la vida te cuenta una bonita historia y tú,
ensimismada por la belleza del cuento, no puedes articular palabra.
Y sí. Quiero arroparte como años atrás, con cálidas palabras
que den sentido a nuestra juventud.

Días de dinosaurios

Y llegué hasta aquella puerta y con valentía la abrí. Sí. Me embriagaron los recuerdos. Aquellas tardes de verano quedaban muy lejos, cuando eramos muy pequeños. Allá quedaron bonitas noches jugando a escondernos y todos los miedos de los que huíamos. Miedo a los fantasmas, a los monstruos debajo de la cama y a que nos pillaran en el escondite. Siempre me quedarán aquellos recuerdos. Y esa casa era especial. Era nuestro rincón. Nuestro pequeño mundo. Era una entrada a la magia y a la ilusión. Sí. Pero siendo honesta nunca subimos. Era demasiado tenebroso y oscuro para unos críos. Porque lo eramos. Eramos unos críos que solo sabían jugar y jugar. Y pedir algo más de tiempo para acostarse tarde. Y dormir tranquilamente limpiando los sueños y reviviendo los cuentos que soñábamos. Y llegué hasta aquella puerta, y se me escapó una lagrima llena de melancolía, sin embargo, instantes después, sonreí.
Solo quería despedirme.
Hasta siempre.
~Poder disfrutar de los recuerdos de la vida es vivir dos veces~

miércoles, 22 de septiembre de 2010

Imaginación

E imaginar como un globo se eleva y consigue alcanzar la luna y colarse entre sus agujeros.
Y dibujar en nuestra mente una faceta y pintarla con colores claros que den vida y luz a ese rostro para colgarlo en la pared.
Y volar sobre el arcoiris, recogiendo el polvo de hadas que sueltan las ninfas cuando caminan por el cielo y extienden sus alas.
E indicarle a una señora el camino correcto cuando nos pregunta por la felicidad y regalarle una sonrisa, una mirada y una canción.
Y mirar por la ventana, respirar el aire que se cuela en nuestros pulmones e intentar atrapar las gotas que compiten por caer y estamparse con el filo.
Y robarle una piruleta a un niño, para pedirle compartirla y que él diga que no, y cuando comencemos a irnos él venga y nos de un trocito.
E imaginar como el mundo es la brisa de la mañana, que acaricia nuestra alma con su suave tacto de pensamientos y emociones propias de la verdad.
Y luchar. Luchar por ese último segundo en el que una persona ríe.
E imaginar.
Imaginar cosas sin sentido.
Tontas.
Sin orden.
Sin lógica.
Pero esencia de nuestra alma.


Razones para existir

Sé que faltan razones. Pero decidí que con una tengo más que suficiente. Escribo esto porque eres tú quien me inspira, y gracias a ti he decidido mirar las mañanas con otros ojos. Alguien me dijo que no existía la justicia en este mundo '¿Que hay de justo en esta vida?' Me preguntó. Y en ese instante me colapsé y no supe que responderle. Únicamente porque tenía razón. Miles de personas están ahí fuera muertas. Nadie tendrá nunca mi vida. Ni la tuya. Ni la de él o ella. Ni podrá quejarse de mis padres, de mis problemas o incluso de mis decisiones. Y eso es lo que nos falta. Nos falta alguien que venga y nos diga; Tú, idiota ¿Acaso no ves tu vida y sonríes? ¿Acaso no tienes un techo en el que cobijarte de las tormentas y un abrazo cuando lo necesitas? ¿Acaso te gustaría no ser tú? Y tú, idiota ¿Porqué no dejas de ocultar las virtudes y aceptas los defectos?
Y lo necesitamos porque a veces lo olvidamos.
Sé que faltan razones. Que lo malo esta ahí. Y no se va a ir. Pero con una tengo más que suficiente. Y esa razón eres tú.
¿Que soy?
¿Qué tengo?
¿Qué debo valorar?

Time?

Y no. El tiempo no es malo. De hecho, es uno de nuestros mayores aliados. Simplemente debemos estar seguros de ello. Quizá al principio parezca algo tormentoso y sin salida, pero definitivamente es lo único que puede calmarnos cuando algo se rompe a nuestro alrededor. Siempre fui muy impaciente. Lo admito. Soy así. No soporto esperar, es como aniquilar cada instante lentamente haciendo que se esfume sin aprovecharlo. Quizá sea la razón por la que llego siempre tarde a todos los sitios. Pero tranquila. Las cosas simplemente son así. Y si cambian, lo mejor es replantearse las cosas de nuevo y optar por otro camino. Nunca sabremos lo que nos depara el futuro. Ya que somos nosotros los que marcamos el camino a seguir.

lunes, 20 de septiembre de 2010

Y yo aprendí

Y el mundo vino y pregunto; Tú, pequeña ¿Querrías vivir?
Y yo firmemente respondí a viva voz;
Sólo quiero vivir si me das la opción de ser dueña de mis defectos y de mis melancolías.
Y él, después de un instante, me otorgo la magia de equivocarme.

La gente no entiende que los problemas son,
y serán, el porqué de vivir mañana

''Si un problema tiene solución; ¿Porqué te preocupas?
Y si un problema no tiene solución ¿Porqué te preocupas?''

viernes, 17 de septiembre de 2010

Cuando no había luz.
Y la oscuridad lo cegaba todo.
Llegaste tú.
Cuando no había agua.
Y de mi garganta no salían más que patéticas palabras.
Llegaste tú.
Cuando no había tierra.
Y los caminos eran infinitos y no existían en el tiempo.
Llegaste tú.
Cuando no había fuego.
Y mis manos gélidas necesitaban calor.
Llegaste tú.
Mi foto
My madness keeps me sane.