Salvarle a alguien la vida para destrozársela tú.


martes, 27 de diciembre de 2011

¡Diantres!

La luna me recuerda a ti. Ya lo hacía desde hace tiempo.
Hoy he leído algo que decía ''Se puede muy bien querer a quienes más daño hemos hecho.'' También se podría aplicar al revés, ¿no? es decir: ''Se puede muy bien querer a quienes más daño nos han hecho.'' 
La vida es así, todo tiene su revés.

Se marchitan las flores.


Miento en cada sílaba cuando digo que
 no echo de menos adornar tu cama.
Te esperé, 
y el otoño me dejó descubrirte 
entre sentimientos confusos 
y latidos sin escrúpulos.

Lejos

''Y yo que pensé que nos salvaríamos y no hicimos más que hundirnos el uno al otro. Ahora lo pienso y lo puedo decir bien alto; sí, me equivoqué, no debería haber estado así contigo. No podría haber sido de otra forma, porque era lo que quería y yo estaba enamorada de ti; pero no fue lo correcto. Lo recordaré bien, supongo, para ti seré otra de muchas de esas de las que con los años se te olvida la cara que tenía el día que descubriste que te gustaba un poquito; pero no importa, está bien así. Quizá pase el tiempo y yo tendré en mi pena el gozo de haber madurado y aprendido del error; quizá pase el tiempo y el día en que te encuentre tú no hayas aprendido nada y aún no hayas descubierto qué es lo que haces mal. Pero eso no es demasiado relevante. Porque ahora lo pienso y para mí no eres más que una figura un poco borrosa en mi pasado, que se va distorsionando a medida que le doy más vueltas al asunto. Casi no pienso en ti; pero a veces te escribo. Y pienso que perdí tanto el tiempo… No puedo permitirme caer de esa manera por alguien.
No, no nos salvamos. Nos apoyábamos el uno en el otro para impedir hundirnos; pero no yo por ti y tú por mí, sino cada uno para él mismo. No creo que nunca me quisieras demasiado como persona. Pero no pasa nada. Nos equivocamos, y eso está realmente bien. He analizado todos mis errores y no pienso volver a cometerlos. Y que te vaya bonito, pero que yo no me entere. No quiero que vuelvas a aparecer. Te deseo que aprendas, y consigas así salvarte. Mientras tanto, yo nadaré con todas mis fuerzas; porque no confío en que nadie me saque de aquí, pero sí que me acompañe a la salida.''

domingo, 25 de diciembre de 2011

Lo bueno, duele.

" El caso es que la adicción nunca termina bien porque tarde o temprano lo que nos haya tenido drogados deja de hacer sentir bien y empieza a doler. Pero dicen que no mandas a la mierda el hábito hasta que caes en lo más bajo. ¿Pero cuándo sabes que has caído? Porque no importa cuánto daño nos esté haciendo algo. A veces dejarlo marchar 
nos duele más.

Muecas

No es una aventura, es un error. 
 Vale, de acuerdo. Es un error. Ya sé que es un error, pero hay ciertas cosas en la vida que sabes que son un error , me refiero a que en realidad no sabes que son un error porque la única forma de saber realmente que son un error es cometiendo el error y luego mirando hacia atrás y diciendo "si, ha sido un error". Así que en realidad el verdadero error sería no cometer el error, porque entonces te pasarías la vida entera sin saber si era un error o no. 

Épocas

De cierta manera, crecemos. Formamos familias. Nos casamos, nos divorciamos. Pero la mayoría de veces seguimos teniendo los mismos problemas que cuando teníamos 15 años. No importa cuánto crezcamos, o cuánto envejezcamos… siempre estamos tropezando. Siempre estamos haciéndonos preguntas. Eternamente… jóvenes.

Te querré.

Eh, tranquilo, estoy aquí ¿vale? . Y tú te encontrarás mejor sabiendo que estoy a tu lado. Y cuando necesites hablar, cuando nadie te coja el teléfono, cuando no haya nadie que te comprenda de pronto apareceré yo, como de la nada, con una sonrisa y ¿sabes lo que pasará justo después? Que te haré sonreír y darte cuenta de que siempre, siempre estuve ahí.

El azar es muy difícil de lograr

Cuando te encuentres ante dos opciones y tengas que elegir, simplemente lanza una moneda al aire. Es un truco que siempre funciona, y no sólo porque por fuerza te saca de dudas, sino porque en ese breve momento en que la moneda está en el aire... de repente sabes qué cara quieres que salga.


Hasta rayar locura

Del amor entre valientes. De eso va lo nuestro. De lo que nos gusta luchar. De lo fácil que lo hacemos todo. Y lo complicados que somos. Lo tontos que nos ponemos. Lo que te quiero. Lo que me quieres. Cuántas formas de querer en tan pocos días. Cada vez más fuerte. Cada vez más fácil. Y más difícil. Pero si no cuesta no vale la pena. Si no duele, no es amor. Y ha dolido mucho. Pero ya no. De casi cuatrocientos días contigo, me los quedo todos. Los bonitos y los que no lo son tanto. Cómo te quiero. Con cuántas ganas. No te imaginas. Ni yo me lo creo.

viernes, 23 de diciembre de 2011

Queda mucho por sentir

La vida es algo que hay que morder, y en cada boca tiene un sabor.
Lo peor de estas cosas es que quizá no sean tan malas como las pintan, pero como no se sabe muy bien se ven terriblemente crueles. Que mal me pareció. Es mentira. Podría tirarme mil noches más contigo y no cansarme nunca de esa magia que desprendes. Algo más puro, más irreal, algo que se puede tocar. Nunca lo ha cantando mi voz, pero quién me conoce sabe que ahí siempre hubo algo diferente a lo normal. Chispa cuando se miran dos personas. Me he pasado la vida buscando una melodía y de repente llegaste tú. Has empezado a desordenar los rincones de mi alma, esa que llenas. Tu persona no me golpea, tu persona me da paz. Fatalizo las situaciones. Vivo y siento las cosas con una intensidad que podría mover montañas. Carezco de término medio. Llevo las emociones a los extremos; puedo amar hasta volverme loca o sentir total y absoluta indiferencia. Cuando no puedo más, huyo. No sé estar sólo triste.Yo me jodo, me atasco, me derrumbo, me autodestruyo, me destrozo. No quiero ver como te preocupas. No quiero ver como te desarmas por mi culpa. Lo siento. Siento haber comenzado todo esto y que a pesar de ello me gustes tantísimo todavía. Querría borrar la falsedad de tu mente, pero hay cosas que no se pueden controlar. Lo siento, siempre quise besarte decenas y decenas de veces más.

lunes, 19 de diciembre de 2011

Hacer el torpe

Y de pronto te ves ahí. Tú de nuevo. Hacía tiempo que no te detenías y te mirabas al espejo. Al menos no de esa manera. Parece que lloverá, y tú sonríes. La gente se asusta de ti. Resulta que un día apareciste en el mundo así por azar o por fortuna y cuando menos lo esperaste ya buscabas un mero lugar dónde poder saltar. Evita el control, es innecesario. Maneja el azar, no le tengas miedo. Llena tu alma, ínflate de amor. Trata de elevarte por el mundo, siempre sonriendo. Visita tus recuerdos ocasionalmente. Mójate de dulzura y desesperación. Contente cuando le ves. Mira fijamente como te mira e intenta descifrar. Gasta la noche y no la emplees en dormir. Vaya, con lo tranquilo que andaba el mundo sin ti y de repente apareces así. Es bueno que aparecieras, y me sorprendieras así. Es breve, pero basta.

La felicidad está en las cosas que no planeas, 
en las que no ves venir.

Amanecer charlando

A veces tienes que cometer un gran error para darte cuenta como hacer las cosas bien.

¿Quién decide cuando acaba lo viejo y empieza lo nuevo? No es un día del calendario, ni un cumpleaños, ni un nuevo año... es un acontecimiento, masivo o efímero. Algo que nos cambia, que nos transforma, que nos da esperanzas. Una nueva forma de vivir y contemplar el mundo. Todo se confabula para dejar marchar los viejos hábitos, las prisiones, los recuerdos. Lo importante es saber que siempre se puede volver a empezar. Aunque también es importante recordar que entre todo lo malo siempre hay cosas a las que merece la pena aferrarse.

Detesto ser la que va detrás

- ¿Qué te he hecho yo? ¿Qué quieres que haga yo?
- No sé... tal vez tocarme el pelo.
- No puedo hacerlo... ¿Por qué yo?
- Porque todas las demás me aburren. Tú eres diferente.

No sabía si llamarte. Me refiero a que ni siquiera sé cuando te vas y aún así ya ves que estoy tratando tenerte cerca. Hoy déjame hablar a mi. Quería proponerte tomar algo o dar un paseo o patinar. No sé cual es la más correcta, es decir, no sé si te gusta patinar pero andar en mitad del tráfico urbano no es un plan que me defina en verdad. Bueno, ya sabes que yo nunca sé muy bien a donde voy. Quería preguntar que si te apetecía venir a cenar conmigo. Y sino a cenar, quizá te podría invitar a desayunar. No sé, ¿en verdad te gusta patinar? Podríamos pasar un buen rato si vamos juntos, aunque quizá el término juntos tampoco te agrada excesivamente. Bueno, creo que ya está bien, he hablado suficiente. Ahora, por favor, obligame a dejar de decir estupideces y contéstame. Nunca se me dio bien hablar contigo, tu presencia me perturba. También ameniza mi existencia.

viernes, 16 de diciembre de 2011

Anocheceré

A veces no es fácil huir. Ahí te quedas, inmóvil, con los ojos vendados. Tuve sueños de los míos. Apenas dormí pero apareciste tú de nuevo. Hacía tiempo que no me visitabas. Y yo me pregunto... ¿A qué vienes? Si pretendes perturbarme de nuevo no es necesario que te cueles en mis sueños. Lo haces sin necesidad alguna de divagar en mi mente. Te observé mientras dormías durante mucho tiempo, notando como tu respiración, tan relajada como de costumbre, era interrumpida por algunos de mis delirios. Quise abrazarte pero por fuerza o por inercia tu cuerpo huía de mi. Me regañaste mucho y aquello hizo que en mis manos aparecieran grietas. Aún sabiendo que el frío cala mis huesos dudo que tenga algo que ver con el viento que se estampa en mi cara. Son sólo palabras. Son sólo efímeros malos momentos. Quería derrochar contigo algunos besos, pero pareció que tú no buscabas nada más. Se siente diferente eso de quererte tanto, y oírte soñar. Sólo quería que me abrazaras, y cuando lo hiciste, mis mejillas ya se notaban algo húmedas.
No te preocupes,
anocheceré. 

jueves, 15 de diciembre de 2011

Y punto.

Lo único que te gusta de mi es mi culo.
-No, me gustas tú, no tu culo.
-¿Y si lo perdiera me seguirías queriendo?
-¡Claro que sí, imbécil!
-¿Y si perdiera el brazo?
-Pues también.
-¿Y si perdiera la cabeza?
-Entonces no estarías vivo.
-¿Y si la perdiera por ti? Olvídalo, creo que ya lo he hecho.



Tu mirada me perturba.
 Eres alguien que le da sentido a las cosas.

miércoles, 14 de diciembre de 2011

Vidrios de futuro


Cuando te dije "tu diseñarás mi casa", te incluía como parte de la misma, en el color de las paredes. En las lámparas largas, en los cuadros colgados, en las escaleras minimalistas, en las ventanas grandes, en el piso de la 'sala de estar', te metía entre cada opción posible... y en el colchón de mi cama, sin duda alguna.

lunes, 12 de diciembre de 2011

I will survive


-Era perfecto, hermoso.
-La belleza, a menudo, nos seduce en el camino a la verdad.
-Y trivialmente nos parte en dos.
-Muy cierto.
-¿Eso no te molesta?
-¿Que te equivocaras? Trata de superar el dolor.
- No estaba equivocado, todo lo que dije era cierto, encaja, era elegante.
-Y, ¿la realidad se equivocó?
-La realidad casi siempre es un error.
HOUSE

sábado, 10 de diciembre de 2011

Si quieres las estrellas vuelco el cielo.

-Bienvenida.
-Hola, ¿me pones un helado con sabor a no me apetece hablar con nadie?
-Claro, toma.
-Gracias, pero este no es el sabor que había pedido.
-Lo sé, es sabor a sonríe, estás mas guapa
Sin miedo sientes que la suerte está contigo,
jugando con los duendes abrigándote el camino,
haciendo a cada paso lo mejor de lo vivido
Mejor vivir sin miedo.

Si tú no estás aquí

Él no lo sabía pero yo le eché mucho de menos. Jamás lo había echado tanto de menos. Incluso me faltaba el aire. Cuando caminaba por la calle a duras penas podía levantar la cabeza y las noches eran horribles. Supongo que él no lo sabía pero me destrocé a pedazos, a cachitos pequeños que iban marcando el camino que seguía en esos días, tan vacíos. Mi alma tiritaba, pero nadie lo sabía. Derramaba mis sueños entre recuerdos y no lograba encerrarlos en alguna inútil caja de cartón. Sólo quería que no salieran de ahí nunca más. Hubo momentos en los que tenía que taparme los ojos para poder respirar. Agonizaba en sueños, antes de que fueran pesadillas. Tuve miedo y rogué para no pronunciar esas palabras. Esperé horas mientras se fundía la luna con mi desesperación. Se anudaron mis ilusiones y se tiñeron de crueldad. Él no lo sabía pero yo le lloré muchas horas. También me perdí, en las calles, entre las personas, entre las astillas que dejaban heridos mis delirios. Fueron días duros, el sol oculto entre las nubes lloraba por tu perdón.

Tu nido de volar


Todos necesitamos una melodía donde reposar el alma, 
un silencio donde encontrarnos a nosotros mismos, 
un pestañeo que te devuelva a la realidad, 
un pensamiento que te acobarde,
 un misterio que debamos resolver, 
una absurda palabra que repetir... 
porque al fin y al cabo, 
somos personas y necesitamos de las pequeñas cosas para vivir.

Dibujamos aquel corazón..

...con tu nombre y el mío.
A fuego lento me haces agua
contigo tengo el alma enamorada
me llenas, me vacías, me desarmas.

Noches

Nos veremos donde haya una botella, 
un escenario, una risa, una luna llena, una cama de hotel, un puñado de estrellas, allí donde nunca las lágrimas 
valgan la pena.

Grande

Nos hicieron creer que cada uno de nosotros es la mitad de una naranja , y que la vida sólo tiene sentido cuando encontramos la otra mitad. No nos contaron que ya nacemos enteros , que nadie en nuestra vida merece cargar en las espaldas la responsabilidad de completar lo que nos falta.
John Lennon


Prefiero ser un limón, 
pero un limón entero 

Observar el mundo


-Hablé con mamá. Estaba tan contenta que hasta lloró. Quiere que lleves su vestido de novia. Es de encaje blanco.
-No puedo casarme con el vestido de tu mamá. Seguro que ella y yo... no tenemos el mismo tipo.
-Podemos arreglarlo.
-Oh, no hace falta. He de ser sincera contigo. Tú y yo no podemos casarnos.
-¿Por qué no?
-Pues, primero porque no soy rubia natural.
-No me importa.
-Y fumo. ¡Fumo muchísimo!.
-Me es igual.
-¡Tengo un horrible pasado! Desde hace tres años estoy viviendo con un saxofonista.
-Te lo perdono.
-Nunca podré tener hijos.
-Los adoptaremos.
-No me comprendes. (Se quita la peluca). Soy un hombre.
-Bueno, nadie es perfecto. 

viernes, 9 de diciembre de 2011

¿Y tú que haces despierta?

Tienes los ojos cerrados. Divagas. Allá lejos parece que hay un lugar pequeño y detrás de ti un bastón de caramelo. Quizá no sea así, son sólo sueños. Te diviertes en ellos o sufres enormemente cuando turban tus delirios. Y así sin más algo te despega despacio de ese mundo y te devuelve con ese dulce tono a candor humano. Roza tus labios mínimamente, de forma casi imperceptible. Un escalofrío recorre tu espalda. Calidez amansa tu alma. Ese fino tacto de piel con piel recae en tus sentidos haciéndote despertar. Y escuchar, con suma calma. Así sin más aquellas noches se impactan en tu mente, con presión y delicadeza. Suavidad. Pasión. Requiebros poco certeros. Estremecimiento. Irnos. A las estrellas. Solos tú y yo.

martes, 6 de diciembre de 2011

Casi nada es esencial

Por los sueños que quedan por ser.
Aprendimos a hablar. Aprendimos que no siempre está bien eso de querer y punto. Aprendimos que el cielo puede empaparte en una tarde noche de invierno y dejarte helada. Aprendimos que a todo el mundo no le gusta la lluvia. Aprendimos que debemos compensar todo aquello que dejamos caer. Aprendimos que el mundo gira y tú no puedes bajarte cuando te apetezca. Aprendimos que los gritos suelen repartirse en tazas de bien. Aprendimos que siempre duele tachar de ineptitud a cualquiera que nos rodee. Aprendimos que la avidez se consigue mirando a los demás. Aprendimos a sentir. También a querer. 

lunes, 28 de noviembre de 2011

Enséñame a olvidarme de pensar

Me di cuenta de que prefiero mil veces discutir contigo 
que hacer el amor con otra persona.
Parece que las cosas deben mejorar, que la tormenta ya pasó. 
-¿Estás bien?
Y tú contestas que sí, aún a sabiendas de que ambos sabéis que eso es relativamente verdadero. Te sientas en el borde de la cama y te tapas la cara, y dices ¡basta!, pero se ve que ese vacío se niega a irse y sigue doliendo igual, a excepción de tu presencia. Pensé decirte algo antes de comenzar a hablar, pero te me adelantaste. Me dejaste con la palabra en los labios. A veces, cuando alguien te hiere, sólo deseas con todas tus fuerzas que se aleje de ti y te deje en paz. Otras veces a pesar de tu fragilidad, te aferras a aquello que parece no quererse ir y das gracias al cielo por esa decisión tan sumamente idiota. Fueron palabras muy duras que te fragmentaron en pedacitos, por eso ahora hay que pegarlos despacio y ya el tiempo se encargará de hacerlos sanar. No se puede explicar. Aún me siento mal. Creo que durará algún tiempo.
''Y aunque duela en mi interior pedirte que no me abandones,
Y no sepa que hacer con el amor que me sobró''

viernes, 25 de noviembre de 2011

Should I be afraid for us?

                                          1. Separar con más o menos violencia las partes de un todo.
                                          2. Quebrar o hacer pedazos algo.
                                          3. Gastar, destrozar.
                                          4. Hacer una abertura en un cuerpo o causarla hiriéndolo.
Me he cargado el tiempo,
en ambos sentidos.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Si te marchas

Que no, que vale, que si, que lo acepto, que lo que tú quieras, que me voy, que no volveré. De acuerdo, no lo hagas, vete lejos, no me mires, sonríeme despacio, clávame los dientes. Que depende, que quizá mañana, que hoy es un mal día, que lo perdí entero, que mejor irse a dormir. Que pienses lo que quieras, que el fuego no siempre quema, que me he cansado, que si, que tendré la culpa, que me lo reproches, que me dejes. Que bueno, que siempre, que nunca dices la verdad, que quién sabe con cuántos más has estado, que llores, que aquí estoy yo, que parece que te quiero, que se nota que se acaba. Que lo quieres todo, que la realidad te asfixia, que borres tu camino, que me culpes, que lo sientas dentro de ti, que visto lo visto las cosas son así, que ya, que lo sé, pero que jode.

En realidad me buscabas

Lo mejor de estas cosas es que cuando estás en lo hondo de un pozo profundo y oscuro, alguien te agarra y te dice aquello de ''yo te guiaré para poder salir, este sitio es muy feo para ti''
Deja de pensar, vete a la cama y mañana será otro día. Nunca podré agradecerte todo lo que haces por cada uno de nuestros instantes pequeña gnoma. Jamás podré darte suficientes horas para compensar las que pierdes conmigo y quería decirte que las llenas de vida y emborronas mis delirios. De verdad, con el corazón en la mano y el alma rodeándome,
gracias.

miércoles, 23 de noviembre de 2011

Te enseñaré a dar 
la vuelta al día 
en 80 mundos.

lunes, 21 de noviembre de 2011

Inútil sería quedarme en este punto 
y hundirme en la miseria.

''Tell me how to win your heart
For I haven't got a clue
But let start by saying I love you''

Será mejor irse a dormir

Yo no dudo de ti.
Yo no te he dado ningún motivo.
Hay cosas en la vida que son difíciles de entender. A veces te invaden y otras veces únicamente puedes rozarlas con la yema de los dedos. Esas pequeñas perlas de la vida son indispensables para seguir viviendo, así como el dolor en tus lagrimas y el aliento en tu piel. Me contaron una vez que a veces, lo que más hiere tu corazón es lo que verdaderamente puede llegar a tocarlo. Quizá tengan razón. En un momento el mundo puede dejar de girar en sentido literal. Ese es un instante en el que hay que coger bien fuerte aire para poder respirar. También hay que callar. Y maldecir. Maldecirme sería más exacto. Fíjate todo lo que pude provocar en una noche. Fíjate como se estancan los errores y no se van. Fíjate todo aquello que decías que ya dudas después de cada frase. Fíjate como yo miro al suelo y tú miras al cielo. ¿Sabes? No podré entender porqué se desbordan mis ojos cuando escribo cosas de la vida que son difíciles de entender. Será porque duele. Será porque lo bueno, indudablemente, duele.

sábado, 19 de noviembre de 2011

No hay nadie mejor que tú...
 Seguro que sí, pero día a día rezo para que no le encuentres.

viernes, 18 de noviembre de 2011

Amor seco

Querer es dar a alguien el poder de destruirte y confiar en que no lo hará.
Vaya sensación tan tonta, le dije. Sensación de amor puro y duro, que desgarra la piel con su mero roce. Sensación de amor sin capas, amor sin tapujos, sin precarias ilusiones. Amor sin futuro ni pasado, amor único y envolvente que protege en ese instante cada poro de tu respirar. Sólo en ese momento. Varias palabras en el aire que resuenan como si nunca las hubieras escuchado antes. Amor sin complementos, amor nocivo, irreal, amor pernicioso y a la par atrayente. Amor en declive y en su último eslabón. Amor seco, lúcido y velado. Eso fue lo que me envolvió. Hacía tantísimo tiempo que no sentía aquella sensación que supe que tardaría en volver a presentarse. Quizá no sepas de lo que hablo, posiblemente jamás la hayas tocado.
Quiero que viva la vida sin prisas, como yo.

Sin duda evolucionar constituye una infidelidad

A veces caes. No te gusta nada caer pero ocurre que en ocasiones sientes como te despeñas contra el suelo. Estás demasiado sensible, o quizá tú siempre fueras así. Y comienzan a aparecer contradicciones ante ti, que vienen, que no suceden, que se quedan al borde del salto pero jamás consiguen ligarse hasta que no se ven. Las fueras todavía no se resignan. Y no hay nada. Nada comporta nada y todo se debe a que jamás podrás entender a los demás desde tu punto de vista. A veces caes. A veces duele. A menudo te desgarras. La gente decepciona, siendo tú por promedio la primera de la lista. Y eso conlleva un fino y leve estremecimiento que recorre cada receptor de tu piel y te derriba contra la realidad. Y tú quieres ser una nube. ¿Porqué demonios no se puede ser una nube y ya está? ¿Porqué no se puede desaparecer? ¿Porqué las palabras duelen más que todos los golpes físicos? Y a veces caes. Todo el mundo te hará daño de alguna manera, incluido tu propio ser. Quieres despedazar todos los recuerdos porque sólo nublan tus días pero aquí están. Quizá lo adores demasiado. Sólo molestan, solos se van.
Se acabaron tus juegos, le dije.
Mis juegos tan siquiera acaban de empezar, contestó.

miércoles, 16 de noviembre de 2011

La vida es bonita

También pienso que a veces las cosas que salen al revés son las que mejor salen, que la incertidumbre puede ser maravillosa y que un beso es el mejor recuerdo que una persona puede tener de otra.

domingo, 13 de noviembre de 2011

Ya casi es mañana

Búsqueda

Aprendió que lo difícil no es llegar a la cima, sino jamás dejar de subir. Aprendió que el mejor triunfo que un hombre puede conseguir, es tener el derecho de llamar a alguien "amigo". Descubrió que el amor es más que un simple estado de enamoramiento, el amor es una filosofía de vida. Aquel día dejó de ser un reflejo de sus escasos triunfos pasados y empezó a ser su propia tenue luz de este presente; aprendió que de nada sirve ser luz si no vas a iluminar el camino de los demás. Aquel día decidí cambiar tantas cosas... Aquel día aprendí que los sueños existen solamente para hacerse realidad.

V

–¿Quién eres tu?
–Quien... 'quién' es solamente la forma de la función 'qué' y ¿qué soy? Un hombre con una máscara.
–Sí, eso ya lo veo.
–Naturalmente. No me cuestiono tu capacidad de observación, simplemente señalo lo paradójico que es preguntarle a un hombre con máscara quién es.

Sweet

Amelie tiene de repente la extraña sensación de estar en total armonía consigo misma, en ese instante todo es perfecto, la suavidad de la luz, el ligero perfume del aire, el pausado rumor de la ciudad. Inspira profundamente y la vida ahora le parece tan sencilla y transparente que un arrebato de amor, parecido a un deseo de ayudar a toda la humanidad la empapa de golpe.

miércoles, 9 de noviembre de 2011

Sólo es mi maltrecho corazón

Ven y hazme padecer. Ven y mírame mientras me fundo por acercarme a ti. Cuéntame, relatame historias que te inventas y cautivame con tus frases y con tu música. Desvíame. Tócame. Cántame. Congelame. Sobrecogeme. Ilusioname. Descorazoname. Hazme vibrar como en aquel momento. No me digas nada. Permanece así siempre. Mátame con tus agoniosas miradas. Hazme renacer en ellas. Disuelveme. Emocioname. Qué hicimos tú y yo para llegar hasta aquí, dícese de la pregunta correcta. Escondernos, atarnos en los rincones. Apropiarnos de mi mente, y luego de la tuya. Quedarnos muy cerca, frente a frente. Sentir como se eleva esa magia y proveernos de suministro para andar por las calles. Desvelame. Enterneceme. Agotame. Ven y hazme sufrir. Hazme caer. Hazme sentir. Hazme temblar. Hazme morir. Hazme reventar, de felicidad, pero sólo contigo.

martes, 8 de noviembre de 2011

Hazme renacer

De repente miras atrás. Un atrás que ahora queda remoto pero realmente no está tan lejos. No hace tanto que cambiaron tus sueños. Y divisas todo aquel horizonte de luchas y batallas terminadas. Observas como el cielo sigue siendo azul, con nubes y afortunadamente lluvia de vez en cuando. Ves como ese horizonte está de nuevo tan cerca que incluso cruza tu frontera y se aleja. Quién pudo pensar las cosas allí y ahora como se ven desde aquí. Es un paisaje nubloso que francamente adorna la eternidad. Y no sabes si te gusta o no, porque un día simplemente llegó y comenzó a quedarse poco a poco con tus anhelos. Quién te iba a decir que ocurriría, por mucho que te gustara quedarte ahí observando como se movía. El amor existió antes que el alma, dicen algunos, mientras yo creo que el alma se alimenta de la pasión. Y aquí estás tú, muerta de sueño, de gotas de rocío, de vida y de concentración, aquí sin más.

sábado, 5 de noviembre de 2011

Tira, como un barco a la deriva

No me mires cuando mire, sin mirarte entre los poros,
de tu piel de terciopelo, de la curva de tus fauces,
mírame cuando repose en el cajón de mis raíces,
que elegí el papel de mártir por morirme por un beso,
por el camino maltrecho de la vida y sus compases. 

viernes, 4 de noviembre de 2011

Ignorancia

Muchas veces,
 las personas no prestan atención a lo que hacemos,
 hasta que dejamos de hacerlo.

jueves, 3 de noviembre de 2011

Hold me

Existen tantas noches como días, y cada una dura lo mismo que el día que viene después. Hasta la vida más feliz no se puede medir sin unos momentos de oscuridad, y la palabra 
"feliz" 
perdería todo sentido si no estuviese equilibrado por la tristeza. 

Dime que no

Los que mueren de verdad son los que no viven. Los que se reprimen porque los asusta el qué dirán. Los que hacen descuentos a la felicidad. Los que se comportan siempre de la misma forma pensando que no se puede hacer nada diferente, los que piensan que amar es como una jaula, los que nunca cometen pequeñas locuras para reírse de sí mismos o de los demás.
Mueren los que no saben pedir ni ofrecer ayuda.

miércoles, 2 de noviembre de 2011

Trance

Hay personas que se vuelven terriblemente feas en cuanto 
abren la boca. Y otras personas como tú, que te cautivan.
 Cuanto más las conoces, más guapas se vuelven. 
Eso es lo que pienso de ti.
A menudo la gente hiere. A veces la gente se deja herir. A menudo la gente prefiere no pensar. A veces la gente entreteje demasiado las cosas complicadas. A menudo la gente engaña. A veces es engañada. A menudo la gente sufre. A menudo la gente calla. Hay momentos en los que te das cuenta de que aquellas noches sólo las entenderás tú. Hubiera preferido observar cada una de tus miradas mientras rasgaban el cielo a la par que yo me pudría en los brazos de aquella detestable sensación. Es bueno escarmentar. Te ayuda a aprender. Te reconforta. Te desgarra por dentro pero respiras. Y es un alivio respirar. El silencio corroe lo más profundo de tu ser y hace que te percibas de una manera distinta. Pero esa es una de las maneras más despreciables que se puedan esconder. No queda más que decir que gracias. A menudo la gente se destroza. A veces la gente se deja abrazar. A menudo la gente seca las lagrimas de la otra persona. A veces se rajan los muros y se decoran de papel las grietas que se provocan. Digamos que no fue mi mejor caída, digamos que fue tu última decepción.
No es malo tener miedo, lo malo es dejar que el miedo 
domine tu vida, porque entonces no tendrás vida, 
sólo miedo.

lunes, 31 de octubre de 2011

Debacle

Voy a desligar las tibias de este diábolo sombrío
que hay veces que no se acuerda
de que sigo siendo un niño.
Afortunadamente el río va siguiendo su cauce. Por fin. Tras tantos ratos y tanto desconsuelo. Con suerte, que se te acabará ya que has decidido arruinar los momentos vividos con confesiones. Y se va, el río se aleja para proseguir su camino. Te guste o no. Es complicado. Y lo mejor de todo esto sigues siendo tú. Tú que aún eres inerte y salvas el pellejo debido a mi agonía. Admirable e hipócrita, aún sigo en el mismo raíl. No te desesperes, sólo quiero que esta noche cierres los ojos y duermas conmigo. Ojalá me quieras libre, ojalá me quieras.
Te querré en todos los versos
que no quieran tus pupilas.

sábado, 29 de octubre de 2011

¿Quieres escucharme?

Le robé al tiempo más de mil latidos .
Quizá te interese saber que a veces las cosas se caen. Quizás no. Y se destrozan de una manera muy peculiar, de golpe y sin previo aviso. Aquí ciertas actitudes te entrañan a una infancia que no fue tan buena como todo el mundo asegura. No obstante, en el ambiente florecen las ideas que construyeron contigo los pasos de ese camino que andaste desde que naciste. Y hay sonrisas de par en par. Supiros y alivio en un metro cuadrado. Y te alegras, debido a que la otra única opción es la desesperación. Pocas personas saben de ese algo que te atormenta y que no se irá. Quizá sepamos que el silencio es un buen aliado, aunque te asfixie por dentro. También que las manías de tu boca me gustaron esa noche. Fuiste dulce, como el chocolate y la cerveza. Creo que la aborrecí en aquel momento, aún sabiendo que lo esperé largo y tendido. Nadie lo entiende y nadie lo hará por mucho que lo comente y me invente interpretaciones. Sólo quería decirte que no sé que hacer con mi vida, ya que llegaste tú y lo cambiaste todo de sitio. Y el problema no son los sentimientos, el problema está en que eres especial.

Atrevimiento, audacia, resolución.

Es difícil de explicar,
 prefiero que lo sientas.


jueves, 27 de octubre de 2011

Ser sal, para saber a mar

Quítate ese punto y deja que te coma
Míranos, así desde hace tanto que tan siquiera atisbamos aquel día en el que nos conocimos. Míranos, presos de la pasión y de la poca cordura que un día tú me diste, ya que yo nunca tuve alguna. Míranos, con los ojos cerrados, con las manos entrelazadas, mira como cada uno de tus movimientos sólo provocan que mi piel se acerque a la tuya y sólo te quiera besar. ¿Lo ves? Esto es lo que yo soñé, alguien como tú, que se pierda en mi más de vez en cuando. Alguien que recorra las calles sin paraguas y te mire y sonría pese a todo lo que molestas. Supongo que me gusta más cuando vienes que cuanto te vas. Ya sabes, la cantidad de cosas que te dice una mirada no te lo dicen las palabras. Y míranos, aquí corriendo y aquí sintiendo eso que parecía que se esfumó. Nunca percibí esta sensación que tú me das así. Jamás pude comprender el porqué de algunas cosas y de repente llegaste tú. Ambos sabemos que fue la casualidad de nuestras vidas y que, con fortuna, te dormirás algún día más con mi aliento en tu boca.

martes, 25 de octubre de 2011

Dime algo bonito. 
Nosotros.

sábado, 22 de octubre de 2011

Vivir sin miedo

Y la pregunta clave es: ¿Porqué no te gusta decepcionar?

Y así son las cosas, ¿no? Hay cosas que ocurren mientras te llueve encima, ya que al fin llueve. Y a mi me sigue encantando ese olor y ese frío que te congela el alma. Es bueno que te congele el alma porque así no puede torturarte. Oh si, las almas son propensas a ello; cogen los sentimientos, los estrujan como una naranja y los desechan sin siquiera haber obtenido un vaso de zumo. Así vienen y van los recuerdos que sabes que no volverán. Hay alguien muy especial que quiere saber hoy de ti, y tú simplemente quieres escuchar sus miradas. Yo tengo miedo de que se volteen las cartas, las cosas cambian, quizá deje de quererme por mucho que diga y repita que no sucederá, y es normal, ociosamente anormal sería que no lo hiciera. Yo tengo miedo de tener miedo, de temer que se vaya porque esa es una sensación horrible. Miedo de no saber qué será de ti, miedo de hundirme, pero de hundirme sin él. No sé, es miedo de la vida, miedo de lo que vendrá, miedo de lo incierto que es el destino y de los palos que te puede llegar a dar. Miedo de decepcionar, ese es mi peor miedo, no me gusta decepcionar, no lo soportaría. Si, es cierto, yo soy buena en eso de soportar el dolor, en cambiar de idea, en hacer tonterías, en liarla a ratos y arrepentirme después, yo soy buena en muchas cosas no tan buenas pero así soy yo. Y a mi me gusta que vengas y no me agobies, que no me digas si eso está mal, si eso está bien, si es así o no lo es, ya sabes que yo nunca pienso lo mismo dos veces seguidas. A mi me gusta que me hables así, que busques entre los escombros de mi alma en busca de algún tesoro perdido. Quién sabe, quizá encuentres alguno, hace mucho tiempo que no voy por allí.


viernes, 21 de octubre de 2011

Yo soy fácil de olvidar

Mientras las paredes huelen a pintura, mi alma apesta a decepción.
Si, que los riesgos son de delitos y que tus ojos llueven por las mañanas. Que siempre caí abriendo heridas desdichadas. Si, que a veces ocurren cosas que no puedes olvidar y que adelante, hacia la luna, hacia el cielo que me diste. Y que cuando parece que las cosas podrían pero no pueden ir peor, te encuentras en una habitación completamente sola, aislada de todo lo malo que está sucediendo a tu alrededor y que te afecta, y sólo entonces te vienen a la cabeza miles de cosas como; desquitarte, obsesionarte, como las miradas a las cuatro y los suspiros en tu cama, si en realidad es mejor olvidarse de todo y empezar de nuevo. Si, que allí me quedé yo mientras me abrochaba tu sudadera, que te pillan tus lagrimas siempre trabajando, que sólo se secan mezclando. Si, que no sé las respuestas a tus frases y me cansé de hartarme. Si, que tienes razón, que las puertas se cierran, yo sé de lo que hablas, nunca fue mi primera vez. Y a todo esto, yo me pregunto ¿dónde estás? Te necesito.

Se enredó en mi alma como tela de araña


Otra noche en el hastío,
de no poder entenderme.

I wanna go (with you)

Yo te prometo un para siempre, ¿tú me lo prometes?
Eso es demasiado tiempo, 
todo se puede torcer y podemos acabar odiándonos
Bueno, aunque te odie, si me necesitas, iré
No lo creo... Si me odias no me querrás ver
Pues cierro los ojos
No me querrás oír...
Pues no te dejaré hablar
¿Entonces?
Te abrazaré y te diré... 
¿Te acuerdas de aquella tarde que te prometí un para siempre? 
Lo decía en serio.

Cómeme la boca

¿De qué sirven los finales felices, si son finales?

jueves, 20 de octubre de 2011

¿Cómo es escribir para ti? No sé... es como...

Como el cubo de agua que nos tiraron aquella madrugada
a las tres, 
como las seis copas que entraron 
como el aire por mi garganta, 
como las miradas afónicas que no pueden gritar
"te llamaré" o "te quiero", 
como los susurros a medias en la cuneta perdida 
donde nadie te oirá porque tienes miedo, 
como las esquinas donde nos parábamos a descansar
a medio camino de tu casa y la mía.
como las cuatro notas que escribí en las sábanas
con la piel a cien, 
como todas las almohadas que cayeron de la cama 
porque molestaban, 
como todos esos esfuerzos que nos tomamos en terminar bien
y que luego nos jodieron el cielo, 
como las púas que te hacen los amigos y que perdonas
porque sino otro no lo hará ;
y porque lleváis juntos muchas lunas, 
como el tiempo que se te escurre entre las manos, tan frío 
en una puta mañana,
como un orgasmo, 
como un garrotazo de sinceridad, 
como un no-sé-qué no-se-donde, 
como que se te encoje algo 
en algún lugar 
de tus oscuros 
ojos.

It's hard to believe you remember me


Y ahora sé que canción sonará
cuando te vuelva a encontrar,
tenías una marca en la piel
y la voz rasgada,
que suerte, volverte a ver
con lluvia en las pestañas.

Y yo, que no puedo estar sin ti

No soy una necesidad de tu mente, es mejor creer que soy complemento de una pequeña y efímera parte de tu vida, nada más. Pero no te preocupes, no me iré mientras sigas inventando formas de encontrarme. No me iré mientras sigas encontrando formas de mirarme así, con esa peligrosidad. Mientras siga sintiendo cada uno de tus poros como si fueran míos. No me iré mientras que un instante contigo me baste para saber que no hace falta creer en futuros ni destinos. No sé si te parece suficiente, pero yo apuesto por vivir al día a día disfrutando de cada momento hasta hacerlo único.

Créeme

Si piensas que estás vencido, lo estás. Si piensas que no te atreves, no lo harás. Si piensas que te gustaría ganar, pero no puedes, no lo lograrás. Si piensas que perderás, ya has perdido. Piensa en grande y tus hechos crecerán. Piensa en pequeño y te quedarás atrás. Piensa que puedes y podrás. todo está en el estado de la mente. Tienes que estar seguro de ti mismo. Las batallas de la vida no siempre las gana el hombre mas fuerte o mas ligero, la gana aquel que cree que podrá hacerlo. El éxito comienza con la VOLUNTAD.

sábado, 15 de octubre de 2011

Tú guias

Hay sueños muy bonitos. Sueños increíbles, sueños impensables, sueños que suceden y te dejan presa de esa sensación. Momentos que te remueven de arriba a abajo. Secretos a voces, pero por debajo del silencio. La luna en el cielo y yo buscando las estrellas. Alguna que brilla de más, dicen que es Júpiter. Y yo busco Venus, pero Venus es un perezoso y no aparece hasta el amanecer. Allí esperando al cielo y a esos sueños tan melosos. ¿De qué sirve el frío sino me abrazas? ¿Para qué existen mis rematadas ideas, si sólo me complican la existencia? Aquí tú y allá yo. Calidez en el ambiente y buena compañía. En las mejores noches siempre debe haber cerveza y buenas personas, o al menos eso me dijeron. Supongo que será verdad aunque a mi no me guste generalizar. Me echas de menos, sobretodo cuerda.

miércoles, 12 de octubre de 2011

Si mis pensamientos hablaran

Te quiero como se quiere a todo lo bueno, como una excepción que confirma que no era un cálculo equivocado, ni una variable enloquecida de mi vida, simplemente era eso, un te quiero a voces, muy pero que muy altas, sin un límite concreto.

''Me dijeron que la gente que más sonríe es la que mas dolor ha experimentado''

Llévame a ver las estrellas.

Porque tú y yo, dice. Y yo espero a que termine la frase, pero por lo visto eso es todo. Porque tú y yo. Yo me limito a asentir; puede que no tenga claro lo que significa, pero la verdad es que suena muy bien.

lunes, 10 de octubre de 2011

Dieciocho.

Que número tan raro ese del 18. Parece ser un número importante, aunque al fin y al cabo tampoco es más que un número, ¿no? Bueno, ahora, como dice una vieja amiga, se ve que tienes que notar eso del peso de etapas más duras sobre tus hombros, o al menos eso asegura ella. Yo creo que tampoco hay que tomárselo tan a pecho, que simplemente es una gran fecha para celebrar y que se debe seguir con el mismo espíritu y los mismos problemas, aunque algo más entramados. ¿Quién me felicitó? Todas las personas que quisieron un día verme sonreír, yo les agradezco a cada uno de ellos ese pequeño esfuerzo por gritar ''FELICIDADES'', y hacer que mis mejillas adquieran un tono rosáceo tan revelador.

sábado, 8 de octubre de 2011

Sorteando las baldosas

-No lo entiendo. Todavía se quieren. ¡Los dos! ¿Qué le ocurre al mundo? ¿Cómo puede ser que dos personas que se quieren no estén juntas?
+No sé, no me extraña tanto. Son cosas que entiendes cuando te haces mayor.
-¿Cuando te haces mayor? ¿O cuando decides que prefieres ir a lo cómodo en vez de luchar por lo que quieres?
+A veces no se puede luchar. A veces se te niegan las cosas porque sí, y no tienes la oportunidad de nada. Porque existen límites.
-El cielo es el límite.

No volverá a irme mal

-¿Qué quieres hacer en tu vida?
-Vivirla desde el primer segundo hasta el último, notar la derrota y saborear las victorias, llorar menos que reir y reir más que amar. Bailar, soñar e imaginar. Equivocarme y perder. Irme y regresar. Perderme y encontrarme en el mismo sitio que me perdí. Sonreir. Incluso arriesgarlo todo a nada. Total, la vida siempre termina. Prefiero vivirla viviendo que vivirla con miedo.

Disculpeme, yo lo sabía de antes ;)

Dicen que, de vez en cuando, no estaria mal mirar al mundo en tan solo un grano de arena, mirar al cielo en un campo florido, guardar el infinito en la palma de la mano, o la eternidad en una hora de tu vida. Dicen que hay que ser fuerte como las olas, que aún rompiendo contra las rocas, encuentran la fuerza para empezar de nuevo. Dicen que hay tres cosas en la vida que nunca vuelven atrás; la flecha lanzada, la palabra pronunciada y la oportunidad perdida.También dicen que la vida no es un problema que haya que solucionar sino una realidad que hay que experimentar. Yo creo que eso es una verdad innegable.

A veces tengo miedo de mi corazón,
de su hambre constante de lo que sea que quiere.
La forma en que se detiene y comienza otra vez .

No creo en la gente que me dice que no hay nada irreal.
No creo en los libros que me dicen como debo pensar.

Ideales los dos

¿Podría yo afirmar? Nadie parece tan importante como para hacerse innegable. ¿Y tú qué coño quieres a estas alturas? Yo quiero eso, hacerme irrefutable, equivocarme constantemente a la par, sentir que quizá un día todas esas cosas que se pensaron sirvieron para algo, se trata de una adicción, algo que te haga siempre temblar, me gustaría tener el privilegio de poder ser una especie de cosa así, rara y de la que no te puedas despegar. Una cerveza, una buena canción, nombres, nombres, nombres, miradas, risas de complicidad, acercarte a su oreja y soltar cualquier chorrada con la que se ríen, todas ellas tan nuevas y tan distintas. ¿Y se podría decir que pudieras? Yo creo que tú tienes la libertad de hacerme sentir esa sensación tan cerquita de ti, aparecer y provocar que el mundo se me caiga a los pies, cantar y hacerme vibrar, ir por la calle saltando las baldosas. Extraña. Así dicen que soy.
Los sueños, sueños son... dijo un hombre brillante,
pero discúlpeme yo lo sabía de antes.

sábado, 1 de octubre de 2011

Craneocaudal

Es algo fascinante eso de que te toque a ti, tan lejos que se ve y tanta historia que viene y va. Es curioso e incluso algo infantil, eres capaz aunque no quieras de ponerte en su piel y sentir lo mismo. O eso quieres creer, quizá para dejar de sentirte culpable. Ahí estás tú, y se te agolpan todos los inútiles comentarios que se hacen un día y perduran una eternidad. Ahí estás tú muerta de miedo, intentando cerrar los ojos y que se vaya ese dolor de cabeza que recorre tu semblante. Hoy podría haber sido un día especial, pero no lo fue. Por suerte, la mañana de ayer ocurrió en un ayer y no traspasó al hoy, aunque sí que lo haga siempre en tus pensamientos. Supongo que hay cosas que la gente olvida, pero que sin embargo deberían ser importantes. No lo fueron, y eso te convierte en un ente que vaga lidiando con cuestiones inexorables que despegaron un día muy lejos. ¿A qué nos conduce el tiempo sin esa sensación? ¿Has vuelto a percibir eso que me escribiste un día? ¿Estás lejos, también en mi corazón?


Sólo la misera certeza de que nada sera igual

¿Lo dudas?

–Olvídalo.
–¿Por qué?
–Porque nunca ha sucedido. Y no importa si podría, si desearías, si debería, si ojalá, si tal vez, o si quisieras. Lo importante es lo que suceda. Eso es lo que tienes que recordar.
Tras sopesarlo, te das cuenta de que esas cosas sólo ocurren una vez. Tiene que ser especial, pero eso tú nunca lo podrás comprobar más allá de lo formal.

domingo, 18 de septiembre de 2011

Son semanas oscuras, 
en las que no penetra la luz por ningún hueco. 

Puntos que no llegan a ninguna parte

Quizá es momento de buscar alternativas antiguas, que refresquen el aire. Quizá es momento de decisiones que cambiarán el rumbo de tu triste e inútil existencia. Quizá los detalles cambian demasiado rápido para tu gusto y los quieras echar a la papelera. No son buenos tiempos para los soñadores, y menos para los soñadores que cojean y se caen en los trancos de las salidas. Doloridos intentan colocarse frente al camino y elevar su alma con los temores que acechan, pero nunca lo consiguen y tienen que darse la vuelta y partir de nuevo. Partir hacia atrás. Las cosas no son como tú pretendes que sean, aunque lo intentes con todas tus fuerzas. Y al final te agotas, te cansas, te estremeces y decides que lo que sea que maneje el mundo se encargue de esas penurias que te corroen los pensamientos.

jueves, 15 de septiembre de 2011

Hoy

A todas las personas que moldearon mis sueños de nube y les dieron forma,
a todas las personas que me animaron y me hicieron reír para olvidar los fantasmas,
a todos los encantos que existen en mi vida:
Gracias

Divagar sobre cuestiones sin respuesta como: 
¿Qué haría yo sin ellos?
y terminar yéndose a la cama
por colapso mental.

miércoles, 14 de septiembre de 2011

Los imposibles también existen

Bueno, hay días en los que quieres llorar y entonces resulta que únicamente te calma hacer eso. Y no hay más. No habrá más por hoy porque estás harta de voces, harta de problemas, harta de dolores estúpidos, harta de que te cueste levantarte y cansada enormemente de la misma historia que comienza a repetirse. Y a ti no te gusta que las cosas se repitan. De hecho, tú odias que las cosas se repitan porque los bucles jamás consiguen el progreso, ya sea mínimo o exuberante. Y ya no te quedan muchas esperanzas, porque parece que son inalcanzables. Y así porque así van apareciendo obstáculos frente a ti, y lo peor no es vencerlos, sino que vuelvan a aparecer los mismos. Y a ti te duelen todos los lamentos y todos sus desprecios. Y dejas de entenderlo cuando sólo puedes parar para respirar y continuar después lidiando con tus engorrosas lagrimas. Y sólo puedes pedir algo que no exista, algo que no te cargue los hombros y te arroje contra la realidad cada vez más fuerte. Es un duelo entre el destino y tú, y sabes, a ciencia cierta, que si eres capaz de aguantar este tirón, eres insuperable.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Llévame al baile

Aquí todo va de cuerdas. A mi me gusta expresarme con cuerdas. Cuerdas que andan en la cuerda floja, valga la redundancia. Cuerdas que se tensan, y pronto se romperán o que se destensarán y se olvidarán para siempre. Cuerdas tan robustas como un puente de acero. Cuerdas que, aunque no se note mucho, siempre están ahí para agarrarte si caes al vacío. Cuerdas que te aprisionan, cuerdas que se colocan encima de los árboles. Tú y yo sabemos de qué hablamos. Tú y yo siempre lo hemos sabido y jamás nos entenderá nadie mejor. Hay cosas que nunca cambian pase el tiempo que pase, aunque se escurra entre los dedos de las manijas del reloj y se mezcle con los aromas de las nuevas sensaciones, cosas que parece que durarán eternamente y que deseas que estén siempre ahí, sonriéndote con esa dote tan peculiar suya y de nadie más.

Puedo bajar el telón

A veces aparecen los fantasmas y te apresan con esa mirada de hace tantísimo tiempo. Y tú la aguantas y finalmente ganas: él la baja y se pierde en el aire. Me acuerdo de que me encantaban sus brazos, porque me sostenían cuando me caía y me hacían fuerte. Me acuerdo de ese peculiar olor suyo a fragancia y tabaco. Nunca pude olvidarme de aquel olor hasta que me partió en dos. E incluso después de ello buscaba por las esquinas ese mero desecho del pasado. Incluso intenté fumar para volver a tenerlo cerca. Pero nada de eso funcionó, porque esas cosas nunca funcionan y jamás lo harán. Me acuerdo de su risa y de sus payasadas, porque era un payaso. Me acuerdo de cómo me hacía reír y me acuerdo de algunos instantes tirados en la cama. Y de aquella habitación y de aquella frase que yo nunca olvidaré aunque tiempo después la quisiera borrar de todos los rincones en los que estuvo. También me acuerdo de que siempre llevaba las llaves en las manos y no podía parar quieto. Igual lo sigue haciendo, pero ya no me importa. Desapareció. Por eso se convirtió en un fantasma. Pero no era un fantasma de esos de ahora vestidos de blanco y de rojo, él es un fantasma que me encuentro a diario, y cuando le miro, después de tantos errores, sólo puedo alegrarme de esa sensación de felicidad que me invadió cuando, por fin, se largó y me dejó en paz.
Una canción que no volverá a sonar delante tuya ;)

Mi foto
My madness keeps me sane.