Salvarle a alguien la vida para destrozársela tú.


martes, 26 de abril de 2016

Vas por ahí provocando fallos cardíacos.



Qué bonita la gente que . Que quiere.
Que puede. Que intenta. Que arriesga. 
Quese atreve a volar y huir.









viernes, 22 de abril de 2016

Huir de mí para encontrarme contigo.

(...)
Yo hoy lo que quiero es estar muy pegadita a ti.

Que nuestros pies se acaricien, que nuestros brazos se enreden, que tu piel y la mía se toquen en cada centímetro de nuestro cuerpo hasta que obtengamos la evidencia empírica e incuestionable de que, en fin: ya es imposible estar más pegaditos.

Y, a partir de ahí, tratar de apretujarnos aún más; desafiando las leyes de la física, de la mesura y esos manuales de montaje conceptuales que dan los cabrones de IKEA. 
Porque si todo se derrumba; da lo mismo. Nos hundiremos sobre los restos de ésta cama como si fueran arenas movedizas.

Pero seguiremos pegaditos, que es lo único que yo quiero.

Y vale, ya sé que la ajetreada vida moderna y nuestra extraña tendencia a los desencuentros, al amor, a comernos por las noches y a complicarnos la existencia siempre lo acaban dificultando todo.

Pero en fin, seré sincera; no me importa demasiado.

Si es que a mí me da todo igual con tal de poder estar muy pegadita a ti, mi vida.

Y follarte, follarte hasta hacerte gritar. Follarte con mimo, saliva y sangre. Follarte con ternura, con sentimiento, con unas ganas locas de perderme en tu boca, en tu polla, en ti.
Follarte hasta que los límites del universo se expandan y la Tierra empiece a retraerse sobre sí misma.
Follarte hasta que, al fin, nos despeguemos con violencia y caigamos cada uno sobre nuestro respectivo lado del colchón, temblorosos y jadeantes. 

Así, sin más.

Me apetece estar pegadita a ti.


Créeme cuando te digo;
tú y yo
vamos a ser eternos. 







lunes, 18 de abril de 2016

«Llovía y empezábamos a desearnos».



''Entonces sabrías cómo te veo, entonces te darías cuenta que me quedo muda, que las palabras no me salen contigo, que mi cuerpo busca otra manera de comunicarse. Discúlpame amor si no soy clara, disculpa si no me doy a entender pero hay cosas que son necesarias escribir en tu piel, hay palabras y sentimientos que debes descubrir en mis pupilas, en las puntitas de mis dedos. Es necesario que sepas que cada suspiro, cada guiño, cada gesto es un “Te quiero” escondido, tímido. Disculpa no decirlo abiertamente pero las palabras son la mayor fuente de malentendidos. Yo quiero que sepas que te quiero, que estoy enamorada, que te ando encontrando siempre y que al tenerte, me tengo, más loca, más libre, más completa, más feliz y única. Discúlpame si no soy clara, pero acércate a mi cuerpo para que entiendas mejor.''



Mirándola con otros ojos.
Mercedes Reyes Arteaga.





miércoles, 13 de abril de 2016

Hagamos algo hermoso.


Escribo desde la cama . 

Desde una ciudad donde parezco desaparecer. 

Esto es simple: escribo. 

Y deberíamos estar follando.






...y luego prendámosle fuego.





martes, 12 de abril de 2016

Y T L .


Nosotros en aquella ventana tan bonita que tienes. Me recordaba vagamente a otra que tuve tiempo atrás en la que charlábamos tranquilamente por las noches. ¿Cómo se llega a éste punto sin volverse a caer otra vez?

Son las dos de la mañana y -por repetitivo que parezca- no me puedo dormir.
Tú, que siempre has sido capaz de subirme al cielo y bajarme al infierno a tu antojo...
La locura de mi vida, unas ideas de mi infancia, un miedo feroz en mi cabeza y mi corazón palpitando a cien por hora cada vez que pienso en ti. Eso eres tú.
No sé,
no te lo tomes a mal.
Creo que te estoy empezando a querer de más.

Y sí, nunca he pensado que en el amor haya que poner frenos. Yo, que soy de la especie rara que gusta de amar y amar sin medida ni pensamientos. Yo, que siempre he echo lo que me ha venido en gana sin más consecuencias que el dolor. 
Es cierto eso de que cuando algo especial llega a tu vida y llevas mucho tiempo esperándolo se te cierra un poquito el corazón. Así, cómo una maraña de emociones que no sabes ordenar ni reconocer en tu mente.
Nunca me ha asustado en exceso querer, de verdad. Siempre lo he encontrado vital para subsistir.
No obstante, quién sabe... ¿qué pasa si de nuevo me dejas tirada en cualquier rincón?

Ese tira y afloja constante entre 'no sé si te quiero', ó 'cómo te quiero', pero no te vayas. Algo así cómo... Te quiero decir que no entiendo muy bien ni cómo ni desde cuándo ni porqué, pero te quiero. Supongo que para saber que quieres a alguien no hace falta saber ni cómo ni cuando ni porqué.
Y ya.
Paro porque me empieza a temblar el corazón. Y te echo terriblemente de menos.

Cuando una conversación monosilábica o rencorosa tiene más profundidad y te dice más que cualquier otra, tiembla: tu corazón ya lo hace.
Me lo dijo una amiga. 
Y joder qué razón.

Es cómo si te hubieras tirado años esperando la casualidad de tu vida y -de repente- aparece en una esquina de tu vida y viene y te abraza por detrás. Despacito y delicadamente, en cualquier estación del mundo o en tu cama, no sé. Todo muy loco.
Dicen que el amor es un sentimiento primario, animal, irrefrenable, suicida y totalmente imprevisible. No sé, realmente creo que es de lo único que te puedes fiar.

Cómo si llevaras mil años a oscuras y de repente de un golpe alguien abriera todas las ventanas. Así, sin más.
Y joder.
Qué bonita toda esa luz.
No sé,
Desnudar a alguien es arrancarle el miedo a volver a sentir.
Tenlo claro;
no voy a prometerte absolutamente nada pero

Te va a pasar la vida
yo
seré 
tu paz.







lunes, 11 de abril de 2016

viernes, 8 de abril de 2016

Quién no arriesga no ama.





Mil por hora en un corazón del que no atisbaba recuerdo alguno. El mío. Ya no sé si por agotamiento o por dolor. Y allí estabas tú. Así de guapo en una estación pérdida en mitad de algún punto de Europa.
Me abrazaste y ya. Esa sonrisa en la que pensaba alumbrando la ciudad entera. Hacía hasta una agradable temperatura en el exterior.
A mi me daba igual, ya iba a doscientos por hora en cuanto salí de Londres.
Creo que se me ha olvidado hasta escribir.

El mejor reencuentro de mi vida no podía ser con alguien que no fueras tú.
No sé.

Esa cerveza rosa y aquel abrazo que me diste que querías traspasarme el alma.

Sin medias palabras.
Sólo con mirarte.
Me encantas.

Creo que a veces la vida sólo merece la pena por todas esas cosas que no tienen sentido. Y ya, lo sé, pero dejadme que os cuente algo.
No os podéis imaginar la sonrisa tan hermosa que tienen las cosas sin sentido.

Y sí, llevo un rato pasando canciones y ni siquiera sé qué me pide el cuerpo. Hace dos noches estaba en tu cama y parece que todo tenía o carecía de un sentido especial.
Me apeteces tú. -en sentido figurado y en el literal y en cualquier sentido que pueda existir-

¿Este sentimiento extraño qué coño es?

¿Y porqué no se va? 










Mi foto
My madness keeps me sane.